Interior del país
Panorama político

¿Entendieron mal? El gabinete "de oficina" quiere copar "el territorio" chaqueño

El gobernador Leandro Zdero acapara ámbitos de control, con un respaldo que blindaría el contexto social de cara a meses complejos. (Dibujo: NOVA)

La gestión provincial encabezada por Leandro Zdero hace semanas que perdió el rumbo, o que terminó de encausar algo que en campaña y en el contacto con el vecino no se declaraba. Claramente, lo que fue propuesto como un “gabinete de territorio” quedó lejos y se fue convirtiendo de a poco en un equipo de trabajo de oficina, y el “territorio” pasa por otro lado.

Sucede que desde su asunción, el “Zorro” empezó a copar ámbitos y a invadir estamentos que deberían estar conducidos por gente que haga respetar las leyes. ¿El ejemplo? La primera pequeña muestra fueron los acuerdos que permitieron que Juntos por el Cambio y la Corriente de Expresión Renovada (CER) conduzcan los hilos de la Cámara de Diputados, haciendo a un lado la representatividad del Frente Chaqueño.

Luego apareció la polémica más fuerte, la definición de los consejeros titular y suplente de la Legislatura en el Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento, que se terminó de definir recién este miércoles en la última sesión, nuevamente con polémica, ante la definición de las diputadas Dorys Arkwright (Juntos por el Cambio) y Gricelda Ojeda (CER).

Pero eso no es todo, porque la conformación final del Consejo de la Magistratura terminó arrojando una gran mayoría de representantes de color o vinculación radical, bajo la presidencia de Edgardo “Tati” Reguera como presidente. Lo llamativo, es que el estamento tiene por fin esencial seleccionar y proponer a quienes pretendan desempeñarse como jueces y representantes del Ministerio Público (fiscales, defensores y asesores), pero también tiene el poder de control del funcionamiento de la Justicia. ¿Podría ser imparcial tras dicha conformación?

A la par, algo más “normal” ante un cambio de gestión, las intervenciones en las conducciones de Institutos provinciales con sus respectivas auditorías y denuncias públicas, que sacaron a la luz un sinfín de desmanejos y años de malversación o tráfico de influencias por las anteriores presidencias, como sucedió con el Instituto de Agricultura Familiar y Economía Popular (IAFEP), la Fundación “Chaco Solidario” o el Instituto de Colonización.

Pero esta semana la polémica volvió a ponerse sobre la mesa, con la “desaparición” o “robo” de expedientes en el Tribunal de Cuentas, ya que la fiscal Carola Urlich denunció que personas desconocidas manipularon un expediente donde la investigación tiene imputada y enjuiciada a la contadora y vocal del Tribunal de Cuentas (ex funcionaria del Frente Chaqueño), Beatriz Bogado, por su accionar cuando formaba parte del directorio de Lotería Chaqueña.

Pero ¿qué tiene que ver con el Gobierno? Detalle no menor, Carola es hija del histórico dirigente radical Carlino Urlich, y maneja las “cuentas” que justamente investigan desmanejos de dirigentes justicialistas en tiempos donde eran “Gobierno”. Con el panorama de esta manera, el “gabinete de territorio” devenido en “equipo de oficina” avanza en la acumulación de “chacras” en ámbitos de control, preparando de a poco un camino allanado ¿con vistas a las elecciones de 2025?

Lectores: 522

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: