Show internacional
España

Vamos al teatro con "Los hijos perdidos de Dios"

Una obra única en su tipo, con una narrativa fuerte y cargada de sensaciones.
La nueva propuesta de La casa de Asterión.
La nueva propuesta de La casa de Asterión.

Por Alex Holway, corresponsal en España

El pasado es solo un prólogo. Así nos abre la puerta esta incomparable performance a un soneto de sensaciones la nueva obra de La casa de Asterión, grupo de teatro llamado así en honor al cuento de Jorge Luis Borges.

Se nos narra una historia que ocurre en tres ciudades y evoluciona en tres épocas temporales divididas por tres actos: la violenta alicante de 1940, la enérgica Valencia de 1980 y la turbulenta Benidorm de 2020.

El relato gira en torno a Álvaro y Alex, dos amigos que son tan unidos que tranquilamente se los puede confundir por hermanos. En una obra que se puede sentir como una oda al teatro, ya que nos recuerda a los siete tipos del mismo.

Todo esto nos invita a reflexionar. Una clara y perspicaz critica a las políticas del Estado de facto de Francisco Franco, donde se puede aprender o rememorar mucho sobre la historia reciente de España, las posturas políticas, las persecuciones, las apropiaciones y la guerra civil, entre otros tantos temas que logran llevar al espectador de una manera atractiva a los sentidos.

Ahora bien. No todo es historia y política. También tiene un fuerte componente sobre el existencialismo, la búsqueda de identidad y el erotismo. Es que esta obra busca abarcar muchas temáticas, cosa que consigue con un éxito absoluto. Para ello, se adoptan muchos matices del teatro abstracto y del clasicismo griego, logrando en estos escenarios ficticios la introducción de elementos mitológicos como las moiras o el minotauro; este último se puede tomar como referencia incluso al cuento de La casa de Asterión.

Sin embargo, las referencias no acaban ahí, ya que hay una fuerte conexión con La Divina Comedia, y con textos clásicos como el de Prometeo. No hace falta haber leído ninguno de los textos previamente citados para comprender mejor la obra, pero es una grata sorpresa para quienes lo han hecho.

Una de las tantas reflexiones que nos deja la obra, es una que está directamente relacionada con el cuento de Borges y es la lucha del ser contra el destino. Casi cruel e inevitable. Y la de ¨la sociedad del Alzheimer¨, una sociedad del olvido contra la que es mejor luchar, porque las personas no fallecen cuando desaparecen sus cuerpos, sino cuando se las olvida.

Una obra de vanguardia. Única en su tipo, con una narrativa fuerte y cargada de sensaciones. Tanto para quienes quieren una experiencia nueva como para quienes van buscando algo conocido, es un trabajo que deja satisfecho al espectador y con ganas de ver cuál será el siguiente gran movimiento de La casa de Asterión.

Lectores: 2449

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: