Economía y Empresas
En la mira

Los economistas ortodoxos marcan la cancha y destruyen la gestión económica de Milei-Caputo

Carlos Melconian mostró preocupación por los resultados económicos, y encendió luces rojas sobre el futuro en caso de que no se realicen cambios en lo inmediato. (Dibujo: NOVA)

No son sólo los keynesianos y los socialistas. Desde hace unas semanas lo más selecto de los economistas “ortodoxos” liberales vienen poniendo en cuestión los resultados económicos y financieros de la gestión de Javier Milei, y encienden luces rojas sobre su futuro inmediato. Desde Miguel Broda hasta Marina Dal Poggetto; de Salvador Di Stéfano a Daniel Mars; pasando por el propio Domingo Cavallo al FMI, todos piden la urgente devaluación del dólar y un plan de gestión

Ahora le llegó el turno a Carlos Melconian, quien se mostró muy preocupado por los resultados de la economía argentina durante la gestión Milei, y encendió luces rojas sobre el futuro inmediato en caso de que no se realicen cambios drásticos en lo inmediato.

Melconian habló de los riesgos de tener un dólar paralelo a 980 pesos para la compra y a 1.010 pesos para la venta, y cuestionó los atrasos cambiarios. "El tipo de cambio de hoy para adelante no se puede atrasar más".

Preocupado por las consecuencias de una política de gobierno que sólo se interesa por el déficit cero, y que para ello está destruyendo la producción, el comercio y los ingresos de los trabajadores, Melconian reclamó una política coherente y completa de Estado. "Hay que recuperar la idea de crecimiento económico, de inversión, de que vuelva a haber flujo de capitales. El atraso cambiario, de haberlo hoy, no es porque haya ingreso de capitales ni inversión sino porque la inflación se comió al colchón", remarcó.

El economista también criticó a la gestión anterior, asegurando que el problema monetario del país residía en que el 10 de diciembre la divisa paralela rondaba los 2000 pesos, situación que calificó como "una locura", y de "una falta de productividad fenomenal".

"El dólar a 1000 pesos es un dolarazo, un buen dólar, y el 850 pesos es un buen número", aseguró. Pero "De hoy para adelante la inflación no puede ir al 9 por ciento y vos al 2 por ciento, todo eso terminó mal, en el 1975, en el 1980, en 2001, en el 2011".

El país debe "evitar estar en manos de dogmáticos y pragmático no es panqueque veleta. Eso nos hizo chocar siempre. Hay que tener cuidado de rodearte siempre del mismo palo del dogmatismo". Y recordó que "la gente se levanta, va a laburar y quiere ver cuándo mejora su calidad de vida, cuándo viene el crédito". Si eso no sucede, la gobernabilidad corre serio riesgo de volar por los aires, según nos enseña la historia de nuestro país.

"Es muy importante que la etapa de gobernabilidad haya un programa de estabilidad, porque solo cuando se note que hay estabilidad y tenga patente para quedarse ahí puede empezar la inversión que es crecimiento, mano de obra y ahí vuela el salario. Cuanto más demores, más tarda eso. Lo demás es todo relato", concluyó.

El llamado de atención de Melconian sorprendió por su crudeza, y por tratarse de un economista avalado por el mercado. Más aún porque llegó en el cierre de una semana en la que varios medios dejaron de brindarle blindaje al gobierno en materia económica, dejando en claro que las deudas del Banco Central crecen más que los ingresos, y que el pretendido superávit fiscal no es tal, ya que simplemente se patearon pagos para más adelante, que al momento de efectivizarse dejarán nuevamente a las finanzas estatales en un rojo subido de tono.

En este contexto crítico, el rumor sobre un inminente pedido de renuncia a Luis Caputo comenzó a cobrar vuelo y, conociendo a Melconian, cuesta evitar pensar que está postulándose para sucederlo. Más allá de sus críticas, que son fundadas y compartidas por la mayoría de los especialistas.

Lectores: 1126

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: