Economía y Empresas
Alimentando el ego del troll

"Estamos mal, pero vamos bien": el FMI aplaude a Milei al mismo tiempo que pronostica inflación por las nubes y recesión

El Fondo Monetario Internacional sigue dandole cuerda a Javier Milei, la marioneta presidencial de los chorros de guante blanco, y elogia el nefasto programa económico que está destruyendo al país. (Dibujo: NOVA)

Mientras cada vez queda más claro que el programa económico del Gobierno de Javier “Jamoncito” Milei es lisa y llanamente destruir la competitividad, fuerza productiva e industria nacional para transformar a la Argentina en un cascarón vacío con una mano de obra en condiciones cercanas a la esclavitud, apta para que las potencias mundiales nos parasiten y usen como fábrica de bajo costo para motorizar su progreso, los adalides del poder concentrado mundial representados en el Fondo Monetario Internacional aplauden la agonía del país.

Y es que a nadie puede escapársele la jugarreta del “Peluca”, que prometió ajuste y cumplió, pero que se olvidó de la segunda parte de su consiga electoral que le valió el apoyo de sus seguidores, y aquello de que la fiesta la iba a pagar “la casta” quedó en un verso que ya ni el mismo Milei repite por lo escandaloso de su claudicación.

Entonces, mientras el ajuste lo pagan como siempre los laburantes, los jubilados, los estudiantes, y la clase media en general, y la casta sigue viviendo a lo pavote, el Gobierno sigue adelante con su proyecto de pauperización del país, puesto que los números en la planilla de Excel parecen darle bastante bien para lo que ellos consideran como positivo.

En este sentido la motosierra de Milei avanza en cercenar los gastos públicos y reducir al Estado a la nada misma, lo que, en los números fríos, podría verse representando en una cuenta positiva para las arcas nacionales. Sin embargo, no se puede omitir el hecho de que la motosierra cae siempre en las ramas que más fortalecen al árbol industrial y social del país.

Dios nos guarde de que al “Presiduende” se le ocurra ajustarle a los ricos y poderosos. No, la motosierra es para la educación, para los jubilados, para la obra pública, para las tarifas de los servicios, para dependencias estatales que cumplen una función social.

Es decir, la motosierra de Milei se asegura que los pobres sean más pobres, y que sigan siendo pobres hasta el final de los tiempos, puesto que elimina toda posibilidad de movilidad social ascendente. Al mismo tiempo, mantiene lejos del suelo de la miseria a los mismos poderosos de siempre, a los que ni los impuestazos, ni los ajustes, ni los tarifazos les mueven un pelo.

Ante semejante avanzada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo las proyecciones de recesión y de inflación para la economía argentina este año, a días de un nuevo capítulo en el ida y vuelta entre la Casa Rosada y el organismo que tendrá lugar en Washington. El informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO), difundido este martes, sostuvo que el país tendrá una caída de 2,8 por ciento del PBI y que la suba de precios acumulará un 150 por ciento.

No obstante, este pronóstico miserable y nefasto que implica que el país se retrotraerá y perderá peso económico, al mismo tiempo que el alza de los precios continúa escalando, no significa otra cosa una destrucción asegurada de la clase media del país, lo que para el Fondo no es una mala noticia, sino que algo a lo que festejar, puesto que con este rumbo, en el 2025 habrá crecimiento y bajarán los precios.

El economista jefe del organismo, Pierre Olivier Gourinchas, afirmó en una conferencia de prensa en la que se difundió el WEO que, “en Argentina las autoridades están implementando un plan de estabilización muy ambicioso para restaurar la estabilidad macroeconómica”.

“Como saben, el plan se centra en un fuerte ancla fiscal que elimina, en particular, cualquier financiación del gobierno por parte del Banco Central, que fue uno de los factores que condujo a cifras de inflación muy elevadas en años anteriores. Y eso ya está mostrando sus efectos. Vemos esta fuerte caída de la inflación mes a mes”, aseguró.

“Por eso el progreso hasta ahora ha sido realmente impresionante. Las autoridades han podido registrar un superávit fiscal por primera vez en más de una década. Y, por supuesto, esto llevará algún tiempo y requerirá una implementación política firme. Es necesario hacer mucho más, y es necesario hacer mucho más en una escala más amplia”, decretaron los garcas de siempre, que se refriegan las manos mientras el pueblo sufre.

Y es que a lo que Gobierno de Milei y el FMI apuntan es justamente a esto: a destruir el país al punto de que sea solo un territorio sin regulación, al que puedan venir los “inversores” a hacer negocios capitalizando la miseria que sufre la población. Precios de productos locales a nivel internacional. Moneda nacional inexistente. Trabajadores sin derechos laborales en el sentido práctico. Consumidores desesperados por la falta de opciones dispuestos a comprar cualquier cosa a cualquier precio.

Es la cara del “sueño americano” reservada para los países que no forman parte de la elite mundial, y que algunos pobres ilusos compran, pensando que lo que proponen el FMI y otros secuases los llevarán a ser Estados Unidos. Lo que no entienden es que, para ser como Estados Unidos, hay imitar lo que hace Estados Unidos, que practica un proteccionismo y nacionalismo envidiables, y no hacer caso como burros a las recetas que los yankis le dan a los países pobres que son simplemente las granjas de las cuales alimentan su crecimiento voraz.

Lectores: 701

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: