Economía y Empresas
Un producto de lujo

Ni asado, ni puchero, ni empanadas: el consumo de carne vacuna cayó 18 por ciento en el primer trimestre

En el país de las vacas, comer carne es casi imposible. (Dibujo: NOVA)

Desde hace meses, comer se ha convertido en un lujo en Argentina. Determinados productos están quedando excluidos de la canasta alimentaria a causa de la imparable escalada de precios.

En un informe reciente, la CICCRA (Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados) reveló que entre enero y marzo de este año, el consumo de carne vacuna fue 17,6 por ciento menor al registrado en igual trimestre del año pasado, marcando el registro más bajo de las últimas tres décadas.

En ese período, la industria frigorífica vacuna produjo 7,6 por ciento menos que en el primer trimestre de 2023.

En ese marco, el consumo per cápita habría sido equivalente a 42,6 kilos/año en marzo de 2024, ubicándose 18,5 por ciento por debajo del registrado en marzo de 2023. En tanto, el promedio móvil de los últimos doce meses del consumo aparente de carne vacuna quedó en 50,0 kg/hab/año en marzo, es decir, 4,2 por ciento por debajo del promedio de un año atrás.

En cuanto a los cortes, las subas mensuales fueron de 11,9 por ciento para la paleta, de 10,2 por ciento para el cuadril, de 10,1 por ciento para la carne picada común, de 9 por ciento para la nalga y de 6,2 por ciento para el asado.

En una mirada más amplia, surge que entre marzo de 2023 y marzo de 2024 el valor de los cortes vacunos subió 278 por ciento. En ese período, el precio promedio de la carne picada común se multiplicó por cuatro. Otros cortes muy afectados por la inflación fueron la paleta (287,5 por ciento), el cuadril (271,6 por ciento), la nalga (271,1 por ciento) y el asado (258,4 por ciento). En el caso de las hamburguesas, el alza fue de 276,2 por ciento anual. Y el valor del pollo registró un incremento de 287 por ciento anual.

Lectores: 651

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: