NOVA Salud
Prácticas innovadoras

Terapia asistida por animales, una poderosa herramienta para mejorar la salud mental infantil

Tener una mascota en casa brinda beneficios educativos, sociales y emocionales significativos.

Por Melina Galati (M.N. 43.539) y Marisol Ceffalotti (M.P. 134.822) (*)

En un mundo en constante evolución, los profesionales de la salud mental nos vemos con la necesidad de explorar nuevas formas de brindar apoyo a nuestros pacientes, u en este caso, la terapia asistida por animales ha surgido como una práctica innovadora y altamente beneficiosa.

Nosotras nos especializamos en la atención a niños y niñas, o infancias, y hemos notado el enorme beneficio de que nuestros pequeños pacientes arriben a la consulta con sus mascotas. De este modo, hemos comenzado a integrar a las mascotas en el proceso terapéutico de nuestros pacientes y los resultados que hemos obtenido han sido notables.

Hace un tiempo notamos que los niños y niñas que atendíamos compartían frecuentemente experiencias, anécdotas e historias familiares en las que sus mascotas desempeñaban un papel significativo. Fue entonces cuando se nos ocurrió la idea de invitar a las mascotas, en particular los perros, de los pacientes a formar parte de las sesiones de terapia. Lo que inicialmente parecía una idea poco convencional, demostró ser excepcionalmente efectiva.

La decisión de incluir a las mascotas en las terapias se basa en el reconocimiento de que los animales a menudo se convierten en miembros queridos de la familia. Este tipo de relaciones familiares "pluriespecie" están formadas tanto por humanos como por animales, y a pesar de esta diversidad, se pueden desarrollar vínculos de afecto profundo con estos compañeros no humanos.

Recientemente, ha surgido el concepto de "animales de apoyo emocional", que se refiere a aquellos animales que son considerados esenciales para la estabilidad psicológica y emocional de sus dueños. Además, se ha demostrado que los perros son particularmente útiles en el tratamiento de diversas afecciones y discapacidades, especialmente las de naturaleza psicológica o emocional, como la ansiedad, la depresión, el estrés postraumático y el trastorno del espectro autista en niños.

Nosotras hemos observado una conexión directa entre la estabilidad emocional de algunos pacientes neurodivergentes y la presencia de sus mascotas durante las sesiones de terapia. Esto se traduce en mejoras en el estado de ánimo de los pacientes y una mayor adherencia al tratamiento, ya que llegan con entusiasmo y disposición para trabajar cuando están acompañados por sus queridos animales.

Además, criar y educar a los niños en la diversidad y el respeto hacia los animales se ha convertido en una recomendación valiosa. Tener una mascota en casa brinda beneficios educativos, sociales y emocionales significativos. Ayuda a desarrollar la empatía y el respeto hacia los demás, así como responsabilidades de cuidado para con sus animales, dependiendo de la edad del niño o niña.

En conclusión, aunque se enfatiza la atención personalizada en cada caso, la experiencia sugiere que la terapia asistida por animales puede ser una herramienta poderosa para mejorar la salud mental de los niños y niñas. Los pacientes ahora tienen la opción de traer a sus mascotas a las sesiones o programar su participación con anticipación, lo que demuestra que esta práctica innovadora está ganando terreno en el campo de la salud mental infantil.

(*) Directoras de AÚN Espacio Terapéutico.

Lectores: 934

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: