Judiciales y Policiales
Exclusivo de NOVA

VIDEO | Las Flores: un crimen impune, una trama judicial policial y el temor de la hermana de la víctima fatal

Edgardo Ismael Aguirre, de 46 años, fue baleado hace 10 años en un establecimiento de Pago de Oro, y el acuso fue liberado 35 días después de ser detenido, pese a haber confesado la autoría del crimen.
Oscar Urruchuá, quien era comisario de Las Flores en ese entonces, escribió un libro en el cual brinda detalles del caso.
Oscar Urruchuá, quien era comisario de Las Flores en ese entonces, escribió un libro en el cual brinda detalles del caso.

Por un crimen ocurrido en Las Flores hace diez años, la hermana de la víctima, denunció que quedó impune y que teme las acciones del ayudante fiscal por una presunta trama corrupta.

La víctima de homicidio se llamaba Edgardo Ismael Aguirre y tenía 48 años el 6 de septiembre de 2013 cuando fue baleado en un establecimiento rural de Pago de Oro en el Cuartel I de Las Flores.

Por el asesinato de Aguirre fue detenido Horacio José Calandrini, de 49 años, en ese momento, pero insólitamente, aunque confesó el crimen y le incautaron el arma homicida, un revólver calibre 22, solo permaneció detenido 35 días, y en el juicio llevado a cabo en 2016 lo liberaron de culpa y cargo.

La hermana de Edgardo, Laura Raquel Aguirre, de 52 años, en diálogo con NOVA dijo que se cansó de denunciar al ayudante fiscal de Las Flores Pablo Iparraguirre, quien llevó la instrucción de la causa.

Laura dijo que Iparraguirre le había alquilado un galpón a su hermano Edgardo para guardar unas autopartes y que como luego hubo una causa penal por esos elementos, le echó la culpa a Aguirre y lo imputó.

La mujer sospecha que para callarlo sucedió el crimen, y por eso al autor lo liberaron. Laura agrega que en ese momento el comisario de Las Flores, Oscar Urruchúa, no quiso ser parte de esa connivencia y por eso lo trasladaron.

“Ahora Urruchúa escribió un libro para contar que Aguirre nada tenía que ver con el secuestro de las autopartes”, indicó Laura.

La mujer sumó más denuncias contra Iparraguirre. Ella sostiene que le hicieron firmas actas de denuncias de violencia de género contra su entonces pareja y por tal razón enviaron a la cárcel de la Sierra Chica al presunto agresor.

“Me amenazaban con que si yo no firmaba lo que los policías escribían yo también iba a ir presa”, asegura la mujer.

Por esa presunta causa armada en febrero próximo se inicia un juicio y Laura tiene miedo, ya que tendrá a varios policías en contra, con la coordinación del ayudante fiscal Iparraguirre.

Lectores: 1250

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: