El columnista invitado
Reflexiones

Insensatez

Eduardo Sanguinetti, filósofo, poeta y performer. (Foto: Vera Sanguinetti).

Por Eduardo Sanguinetti, (*) especial para NOVA.

El 17 de septiembre, se cumplieron 18 años del atentado que he sufrido junto a un hijo mío en Montevideo, cuándo 12 efectivos de la policía, sin orden de allanamiento entraron en la casa que habitaba en dicha ciudad, llevándose documentación trascendente sobre el affaire de las denominadas "Pasteras", materia de prueba, que comprometía a funcionarios de ambas orillas del Río de la Plata... Ningún medio de Argentina expuso la noticia del grave delito, un secreto voces, que duerme el sueño de los héroes en cancillería argentina, en gobierno que nunca dejó de publicitar la inclusión, pero dejando a un ciudadano argentino como lo soy yo, excluido y silenciado del acontecer cultural, político y social de mi país.

Estaba abocado a la tarea, como ecologista y ambientalista de primera hora en la región, luchando a 'brazo partido' para que no sean instaladas las Plantas de Celulosa contaminantes en grado sumo en el departamento de Fray Bentos... Brego desde siempre .por un mundo libre de contaminaciones, intentando, como lo he llevado a cabo, accionado, en soledad, como humanista iconoclasta, en Amazonia, Nilo, etc.... En este caso, impidiendo sea contaminado el Sistema Acuífero Guaraní (SAG), uno de los reservorios de agua subterránea más grandes del mundo, ocupando un área de alrededor de 1.100.000 kilómetros cuadrados. La conciencia ecológica que he sembrado durante meses en Uruguay, repercutió fuerte en Gualeguaychú en la movilización multitudinaria contra las pasteras contaminantes. Concordia, Colón, Concepción del Uruguay, Gualeguay, en fin: por todos lados, en decenas de localidades, hubo asambleas ciudadanas y ambientales reunidas en torno del agua de los ríos y los acuíferos... Se abortó todo, ante la decisión de llevar el affaire a una Corte Internacional, que no tenía competencia para dirimir en temas ambientales.... Todo lo acontecido me llevó a sentir y pensar que los peores enemigos del medio ambiente y lo social están en funcionarios del gobierno y de empresarios delictivos, dejando librado a su suerte al pueblo, sin representación alguna.

La iniciativa discordante de instalar una nueva pastera en Paso de los Toros junto al río Negro, que desemboca en el Uruguay, con los altos índices de fósforo constatados y denunciados ya en la aguas de Fray Bentos, más las interminables disputas por el monitoreo de UPM, a lo cual se suman las perforaciones en busca de hidrocarburos frente a Colón y Concordia, no han hecho otra cosa que renovar las denuncias que en definitiva terminan en ser archivadas y la degradación del medio ambiente, "terricidio" como lo he bautizado hace años se concrete, dando espacio a requerimientos de quienes lucran con la destrucción del planeta. Lo decepcionante es que ha transcurrido el tiempo y esas mismas autoridades no han encarado una estrategia real y concreta para revertir esa situación, eludiendo sus responsabilidades institucionales. Todo sigue igual... ¿Caben dudas?

Todo lo relatado me lleva a meditar en silencio, acerca de la pérdida del sentido, como final de una historia que se diluye y elimina, la agonía de lo político, de la transparencia, si es que alguna vez ha tenido espacio, la indeterminación de lo social, el poder de la simulación y de la mentira cuál norma de conducta habitual en este milenio, la omnipresencia y obscenidad de los medios manipulando la vida de comunidades entregadas al parasitismo, espectadores de sus vidas ficcionales, consumiendo a los hiper-promocionados Mesías Inversos, devenidos en candidatos presidenciables... Saldos, envasadas al vacío, homogeneizadas y pasteurizadas, que proyectan el deseo incierto de las comunidades, ignorando la ausencia de representación legítima... Personajes groseros, violentos, en estado de levitación, bendecidos por farándula pornográfica, la de "famosos" "celebrities", admirados por millones de fans en estado de éxtasis... Sin dudas todo atenta a la ecología de la mente, la salud mental de la sociedad que bajó la cabeza, en el umbral de los sueños rotos, sociedad encadenada a una 'historiola' que se ha instalado, pareciera completamente ajena a la inmoralidad de los acontecimientos luctuosos de este tiempo de irresponsabilidad, ingobernable y decadente en grado sumo.

En estas condiciones, vemos cuán inútil es solicitar de las masas una toma de conciencia o exigir de los autodenominados ambientalistas e intelectuales deprimentes, un compromiso proporcional a su lucidez, inversamente proporcional a esta, ausente en este tiempo de mascotines al servicio de la destrucción y del caos, como lo apreciamos en el "elegido mesías" que vocifera ¡Viva la libertad!, desde su rol de verdugo de una secta, trampa de la indeterminación y entrega de un gobierno disfuncional y traidor, que le ha cedido el espacio para lograr posicionarse en el podio de los vencedores del saldo de la liquidación de la historia... Una adquisición novedosa, donde la mitomanía y el fraude ocupan sitial de honor... Y bien el acontecimiento de que el "elegido mutante" insulte, difame, escupa en el rostro de quién le parezca, sin que ninguna denuncia caiga sobre él, en tiempos pasados eran sacrilegio, hoy sus mascotas los veneran, cual redentor de tiempos muertos, de una sociedad en estado de derrumbe y que transita en el campo teórico del análisis a destiempo y fuera de estación.

¿Debemos asombrarnos de lo que ocurre? La descolonización ha dado en todas partes los mismos resultados. Siempre ha fracasado (o triunfado, como prefieran) en el sentido de que ha infectado a los países colonizados de todas las secuelas de los países colonizadores, entregándoles, bajo color de independencia, a unos problemas de identidad irresolubles, de recuperación de una historia y de una ideología que no era la suya, sin dejar de explotarlos a través de su propia autonomía, sustituyendo el protectorado a la fuerza por una servidumbre consentida.

En fin, los contenidos carecen de importancia hoy: la baza esencial es esta tensión y este antagonismo siempre resucitados por las peripecias de la casta y secta política (en la que no puedo dejar de incluir a los profesionales con sueldo fijo, denominados intelectuales, portadores de la palabra apócrifa)... No dejen de desconfiar de todas las clases políticas, empresariales y culturales, incluso de las aparentemente bien intencionadas, portadoras de la verdad cínica y mínima de que un ideal altruista no debe bajo ninguna forma, materializarse... La representación que nos proponen las democracias débiles han fracasado.... Pero la gente quiere votar, votar cada vez con mayor frecuencia, y todavía le gustaría votar más. Todos los días: un modo de digerir el sistema de representación simulado, de un modo bulímico y excremental, un modo de rechazarlo por exceso, no por rechazo, sino por indigestión y de convertir todo el sistema en un gran bolo fecal...

El retorno al fascismo new age que apreciamos en Argentina, demuestra la debilidad intrínseca de los sistemas políticos. El sistema representativo es débil y lo social extremadamente frágil, en una democracia agonizante donde inestables y ciertamente desequilibrados candidatos de valor nulo en capacidad de gestión, pero de importancia gravitante en la vida sobrevida de Argentina, logren sus fines propuestos, de violentar, perseguir, censurar, cancelar a quienes se atrevan a disentir a programas de gobierno jamás expuestos... Lo han anunciado a viva voz, no hay espacio para devoluciones, ni quejas.

(*) Filósofo, poeta, performer, ecologista, artista y periodista argentino. Pionero en el arte performativo. Precursor del minimalismo en América Latina y del Land Art según Jean Baudrillard. Autor del "Manifiesto de los indignados contra el neoliberalismo'' año 2011. Miembro-asesor de The World Literary Academy (Cambridge, Inglaterra), "Biography of the year Award" Historical Preservation of America (1986), "Man of the Year" IBC Cambridge 2004. Miembro activo de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

Lectores: 1366

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: