Estética y Belleza
Operaciones estéticas

La exigencia de la belleza, tendencia que pone en serio riesgo a la salud

Desde el Centro Monoclínico Manantial reflexionan sobre la adicción a ciertos “retoques de la imagen del cuerpo con la búsqueda de llegar a una perfección imposible”.

Los imperativos sociales por ser siempre jóvenes y bellos siguen una demanda imposible de saciar, por lo que profesionales de la salud mental recomiendan aprender a aceptar y relacionarse con el propio cuerpo.

“Hoy es común ver en redes sociales una cantidad de estímulos al cambio de la imagen, del cuerpo y de cómo siempre se puede estar un poquito mejor. Desde el Centro Monoclínico Manantial vemos esto como una adicción a cierto retoque de la imagen del cuerpo con la búsqueda de llegar a una perfección que es imposible”, analizó al respecto la psicóloga que se desempeña en el centro asistencial, Camila Cabrera, en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7. “Cuando esto se vuelve una exigencia y una demanda a la percepción, en la que siempre falta algo por corregir, se podría volver peligroso”, consideró.

En este sentido, cuestionó: “Venimos de una sociedad del consumo, pero hay que problematizar cuando esto se vuelve una exigencia o mandato y cuando la paciente o el paciente se va volviendo imperativo al punto de decir ‘me tengo que hacer esta intervención para sentirme bien y ser feliz’”. A su vez, sopesó que “no se miden qué riesgos corporales, biológicos y emocionales implica un tratamiento o una intervención. El paciente a veces lo hace por el simple hecho de ver los resultados”.

“El cuerpo no es un envase. Va cambiando con los años, con los estados emocionales. Hay que aprender a soportarlo y relacionarse con el cuerpo mismo. Lo que uno realiza, no sólo las cirugías, impactan en el cuerpo, entonces hay que tener un cierto registro para que tengamos un poco más de conciencia”, explicó la profesional. “Con las redes sociales, propagandas y productos todo el tiempo recibimos información de estar en forma y perfectamente bellos como una cuestión de salud y eso está muy alejado. Hay que ser más críticos con lo que la sociedad exige porque el imperativo de belleza es inalcanzable”, dijo.

Sobre este punto, advirtió que “esto se vuelve un círculo de consumo que atraviesa a los cuerpos y podría llevar a la muerte, como ha pasado en el caso de Silvina Luna”. “Verse bien está bien, pero ¿a qué costo y cómo pongo mi cuerpo en riesgo? Hay que poder soportar los cambios porque los cuerpos corresponden a características singulares de cada uno y eso está bien. El envejecimiento es una cuestión natural, que nos va a pasar a todos”, reflexionó.

Lectores: 751

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: