Gastronomía
Alternativa

Día Mundial de la leche vegetal: pasos fáciles para realizarla

Desterrado el mito de los lácteos como única fuente de calcio para los seres humanos, ya que es posible encontrar este mineral en el mundo vegetal.

Cada 22 de agosto se celebra el Día Mundial de la Leche Vegetal cuyo objetivo es acelerar la transición del consumo de lácteos de origen animal a aquellas alternativas a base de plantas.

Desterrado el mito de los lácteos como única fuente de calcio para los seres humanos, ya que es posible encontrar este mineral en el mundo vegetal, cada vez más personas eligen sumar leches basadas en plantas a su vida cotidiana.

Sinergia Animal, la organización internacional sin fines de lucro que trabaja para promover el bienestar animal y el medio ambiente a través de la educación, te invita a considerar eliminar de tu dieta a los lácteos y otros productos animales, probando alternativas basadas en plantas que son infinitas y muy versátiles. Lejos de ser restrictivo, el veganismo es todo lo contrario.

Ingredientes para la leche vegetal:


1) El fruto seco o semilla de tu preferencia, algunas opciones son:

-Almendras

-Castañas de cajú

-Nueces mariposa

-Maníes

-Avellanas

-Nueces pecan

-Pistacho

-Semillas de sésamo

-Avena

2)Agua

Paso a paso

Remojar. Un paso sencillo pero indispensable. Sin importar la base que hayas elegido, remojá tu ingrediente principal: colocá una taza de tu ingrediente en un bowl y cubrilo con agua. Dejalo remojando durante la noche hasta la mañana siguiente.

Lavar. Una vez que tus semillas o frutos estén remojados puedes comenzar, desechá el agua del remojo y volvé a lavar y colar tu ingrediente.

Procesar. Cuando hayas lavado las semillas llevalas a una procesadora o licuadora eléctrica. Agregá, también, tres tazas de agua. Procesa en intervalos de 2 o 3 minutos hasta que el agua tome el color del ingrediente elegido. Un gran tip para conseguir potenciar el sabor de la leche vegetal es incorporar a la licuadora, en este paso, algún saborizante o condimento. Algunas opciones son: esencia de vainilla, canela, jengibre, endulzantes, chocolate, etc.

Colar. Llegó el momento de colar tu leche vegetal. Para este paso necesitás una bolsa de tela para colar leches y quesos vegetales. Podes conseguirla en tiendas dietéticas o naturistas. Si no tenés una, podés usar alguna tela fina sobre tu colador. Volcá el contenido de la licuadora en el filtro (es aquí donde se da la separación entre la leche y el bagazo).

Exprimir. Exprimí la bolsa para obtener hasta la última gota de tu leche vegetal. Podés hacer presión con tus manos o dejar la bolsa en algún recipiente con algo de peso encima.

Conservar. Si no deseás utilizar la leche en el momento podés guardarla en un recipiente hermético dentro de la heladera, durará alrededor de 5 días.

Importante: ¡no tires el bagazo de fruto molido! El bagazo es el resto que se forma cuando trituras tu fruto o semilla para hacer la leche vegetal. Es decir, contiene parte del ingrediente que hayas utilizado. Este resto se puede incorporar a cientos de preparaciones para incrementar su valor nutricional. Por ejemplo, podes utilizarlo para preparaciones de galletitas o incorporarlo directamente a tus platos, desde pastas hasta ensaladas.

Lectores: 260

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: