Estética y Belleza
Sencillo y accesible

Siete trucos imperdibles para las bellas durmientes: cómo cuidar tu piel, uñas y pelo durante el sueño

Con ingredientes que siempre están al alcance de la mano, estos tips te ayudarán a elevar tu ritual de cuidado en las horas del descanso reparador.

La sabiduría de los trucos de belleza casera, a veces heredados de madres y abuelas, otras veces adquiridas por intercambios y charlas con amigas, o bien como fruto de la investigación, experimentación y búsqueda, ocupa un lugar innegable en el repertorio de la cosmética y el bienestar visual.

Sin renegar de los productos manufacturados, los remedios caseros son siempre un buen recurso cuando no deseamos gastar más de la cuenta o, simplemente, nos apetece probar algo nuevo. Y en particular, en este caso, hablaremos de aquellas técnicas y trucos que actúan por la noche mientras lo único que tenemos que hacer es dormir, lo que realza su valor.

Aceite de oliva, azúcar, vaselina… Son ingredientes habituales en cualquier hogar, pero es posible que no les estés dando todos los usos que encierran. En esta lista de trucos vamos a descubrir algunas cualidades que quizá no conocías y que pueden ayudarte a cuidar tu piel, tu cabello y mucho más.

Para unos labios jugosos y sin grietas: Si quieres librarte de las pieles muertas y las zonas ásperas (que afean el resultado final cuando te pintas los labios), exfólialos con una mezcla de azúcar y miel, masajeando poco a poco y sin ser demasiado brusca. Después, aplica una capa de aceite de almendras y vete a dormir. “Conseguirás, unos labios con aspecto glossy, hidratados y con más volumen”, aseguran los expertos.

Para tener los pies suaves: Ahora que la temporada de sandalias está a la vuelta de la esquina, este truco para deshacernos de durezas y demás compañeros indeseados es perfecto. “Aplica aceite de oliva o vaselina pura en los pies y cúbrelos con calcetines antes de meterte a la cama. A la mañana siguiente, los tendrás hidratados, suaves, brillantes y sin durezas”.

Para hidratar las cutículas: Valorarás este truco especialmente si eres de las que se hace la manicura en casa. Apunta bien: “Masajea con aceite de coco tus uñas de manos y pies antes de acostarte; fortalecerás las uñas, tendrás las cutículas hidratadas y la manicura te durará mucho más tiempo”, señalan quienes saben.

Para unas cejas y pestañas más fuertes y tupidas: Nos hemos arrepentido hasta la saciedad de depilarnos las cejas en los noventa, es un hecho. Si hubiéramos sabido que veinte años después se empezarían a llevar tupidas y salvajes, nos lo habríamos pensado mejor, pero todo tiene arreglo. Si quieres unas cejas y pestañas más tupidas, aplica aceite de ricino antes de dormirte para potenciar el crecimiento.

Para que tu melena crezca más rápido: En este caso, desde el centro de estética Germaine Goya nos aconsejan masajear el cuero cabelludo con unas gotitas de aceite de argán. De este modo, no sólo conseguirás estimular la circulación sanguínea y el crecimiento, sino que le darás una dosis extra de fuerza y brillo a tu pelo.

Para tener manos de terciopelo: “Las manos son nuestra carta de presentación, cuídalas exfoliándolas con un remedio casero de aceite de oliva y azúcar, y luego, hidrátalas con una crema intensa; puedes cubrirlas con guantes plásticos toda la noche para evitar engrasar la ropa de cama y el cabello”, desvelan.

Para dormir mejor y despertar renovada: Puede parecer un tópico, pero no hay mejor secreto de belleza que ocho horas de descanso. Si te cuesta conciliar el sueño, toma nota de esta recomendación: “Échate dos gotas de aceite esencial de lavanda en las muñecas. Es un remedio natural que te ayudará a relajarte y conciliar un sueño reconfortante”.

Lectores: 1334

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: