Versiones fidedignas
Apostillas políticas

Versiones fidedignas: el efecto Milei en Provincia, el nudo del FdT y la extinción del "Clan Bruera" en La Plata

Detrás de la puerta, información calificada. (Dibujo: Fernando Rocchia)

Los manuales advierten que en materia política "no se hace lo que verdaderamente se piensa, ni realmente se piensa lo que se dijo". Por eso, los rumores y murmullos son tan importantes como los "textuales de cada día”.

Un libertario que crece amenazante

El fenómeno no es nuevo, pero la irrupción de la figura del economista ultralibertario Javier Milei en el escenario nacional no deja de sorprender a quienes, como el propio referente de Libertad Avanza afirma, pertenecen a “la casta”.

En ese marco, de ambos lado de la grieta tradicional -el Frente de Todos y Juntos por el Cambio-, crece el desconcierto ante la fuga de votos de miembros de la franja etaria 16 a 40 años en favor del espacio liberal, con encuestas que afirman que podría sacar a nivel nacional en las primarias entre 18 y 23 puntos, cifra que podría ser menor -pero no ostensiblemente- en la arena del conurbano bonaerense, donde suele mandar el caudillismo justicialista devenido en cristinista.

Las versiones no son novedad pero en las últimas semanas crecieron a un ritmo ostensible: cada vez se habla más de los diálogos secretos que el liberal mantendría con referentes con peso en los municipios pejotistas, sobre todo con figuras de peso como la del jefe de Gabinete bonaerense Martín Insaurralde, quien no oculta sus deseos de ir por la Gobernación en caso de que Axel Kicillof sea obligado a jugar en Nación para fidelizar el voto cristinista.

En el FdT no festejan esta especie pero se dice que están tratando de convencer a la figura que aglutina el voto de los disconformes enviándole emisarios “de segundas y terceras líneas” con el fin de enterrar de una vez por todas la posibilidad de una alianza con la “halcona mayor” Patricia Bullrich. De concretarse esa estrategia el peronismo, sabe de antemano, terminaría haciendo una de las peores -sino la peor- elección de su historia.

En las huestes del “León” descartan que vaya a una interna dentro de Juntos y ratifican que “Javier” apuesta a sacar unos 30 diputados nacionales, una porciòn de la Cámara baja con sede en el Congreso para nada despreciable dada la actual fragmentación de espacios políticos.

FdT: nudos difíciles de desatar

En el berenjenal en que se convirtió el panperonismo, el panorama todavía no está claro. Con Alberto Fernández reducido en términos simbólicos casi a la nada pero ostentando hasta diciembre los resortes institucionales -es presidente, titular del PJ y tiene a Juan Manuel Olmos como apoderado electoral-, los rumores sobre la consolidación del pacto Cristina Fernández-Sergio Massa son cada vez más firmes.

Fuentes cercanas al Instituto Patria que dejaron de comulgar hace rato con el albertismo especulan que si la fórmula presidencial del FdT es integrada por el actual ministro de Economía y un vice de ADN cristinista, no se podría hablar de victoria en las urnas pero sí de una performance que evite quedar en el indeseable tercer puesto. Se sabe, la elección será similar a la del 2003, una contienda de tres tercios que promete una muy baja participación electoral por el desencanto generalizado de la gente hacia la política.

En medio de especulaciones e incertidumbres, la cuenta que sacan es la siguiente: Cristina rondaría los 25 puntos y el ministro de Economía poco más de 6 -su máximo caudal de votos alcanzado fue 23 en el 2015, de los cuales 5 fueron aportados por su entonces aliado cordobés José Manuel de La Sota-. “Con esos números nos aseguramos el segundo puesto”, es el razonamiento.

Las incógnitas rondan en dos ejes principales: la imagen de Massa con una inflación cabalgando a galope tendido y el nombre que podría acompañarlo en el caso de que el líder del FR acepte jugar electoralmente. Por ahora, sólo la figura de Eduardo “Wado” de Pedro es la que asoma como potable. El tiempo -que se acaba pronto-, dirá…

Los Bruera en la banca rota

Desde el año 2013, cuando el espacio liderado por el ex intendente Pablo Bruera cavó su propia tumba tras el polémico tuit que mostraba al jefe del clan colaborando con vecinos mientras realmente veraneaba en Brasil, el poder del bruerismo cayó en picada como en un tobogán.

El acta de defunción comenzó a sumar peso cuando un año después, en el marco del programa de viviendas ProCrear, se descubrió un entramado de negociaciones turbias que derivaron en la denuncia de un oferente de lotes para el programa mencionado -se trata de Guillermo Andreu-, lo que derivó en una denuncia por coimas -unos 200 mil dólares- que este año tiene un símbolismo especial por su avance en los tribunales.

El principal implicado fue el hermano menor, Mariano Bruera, por entonces funcionario municipal pero històrico dueño del trabajo sucio en la calle. Está acusado de integrar una asociación ilícita que además de pedir “coimas” para zonificaciones “ensobraba” a concejales sin ningún pudor para que voten en el Concejo local.

El menor de los Bruera pasó dos años en una celda y luego de un pedido de excarcelación a cambio de un millón de pesos, salió en libertad, pero siguió procesado. En estos días, la Justicia analiza las pruebas para elaborar una sentencia -se pidieron seis años de prisión- en el marco de un juicio que comenzó a mediados de febrero y estuvo poblado de testigos.

En el plano político, Pablo Bruera es un desaparecido del mapa, el ex diputado y ex edil Gabriel Bruera casi no tiene margen de maniobra y al único referente que sobrevivió a la debacle le queda poco tiempo en el Concejo: se trata de Guillermo Escudero, ex secretario de Seguridad, quien pretende sobrevivir en pleno año electoral como última bala de un espacio político condenado a la extinción.

Por el momento es todo. Hasta la próxima entrega…

Lectores: 2623

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: