Economía y Empresas
La peor lacra del país

Los "K" se llenan la boca hablando del apoyo a los empresarios pero subsidian por 21.500 millones a un solo grupo

El fondo es rechazado por las pymes del sector y por las panaderías, ya que el aporte del Estado no termina repercutiendo en una baja o estabilización sostenida del precio de los panificados. (Dibujo: NOVA)

En un año, entre marzo de 2022 y marzo de 2023, el Fondo Estabilizador de Trigo Argentina (FETA) distribuyó entre 20 molinos harineros 31.100 millones de pesos, de los cuales 21.500 millones fueron a un solo grupo empresario: Molino Cañuelas.

El fondo es rechazado precisamente por las pymes del sector y por las panaderías, ya que el aporte del Estado se dirige hacia un lugar en donde no termina repercutiendo en una baja o al menos estabilización sostenida del precio de los panificados.

El portal especializado en temas agropecuarios Bichos de campo calculó que "con el dinero dedicado solo a esa empresa, que está en convocatoria de acreedores con un pasivo de 1.300 millones de dólares, el Estado podría haber comprado directamente 43 millones de kilos de pan (a 500 pesos por kilo), el equivalente a casi 1 kilo de pan por cada argentino. Pero no lo hizo: nadie controló nada y esa formidable posibilidad de ayudar a los que menos tienen se desvaneció en el aire", publicaron.

Asimismo, en la publicación se dio cuenta de que los diputados de la Coalición Cívica Lucho Bugallo y Marcela Campagnoli presentaron no solo una denuncia penal contra Roberto Feletti, el exsecretario de Comercio kirchnerista, sino también contra Molinos Cañuelas y el nuevo responsable del tema en este tramo del gobierno, el economista Matías Tombolini.

"La causa está dormida, aunque los legisladores siguen buscando pistas y pruebas. Sospechan que se trata de una maniobra para desviar fondos públicos hacia un operador privado, que debe unos 35 mil millones de pesos a bancos y organismos públicos", señaló BdC.

Los legisladores de Juntos por el Cambio recibieron de parte de BICE Fideicomisos, otra empresa estatal que administra el cuestionado fideicomiso harinero, una respuesta al pedido de acceso a la información pública que presentaron hace unas semanas.

Allí, las autoridades contestan con el listado de beneficiarios del FETA, que son 21 molinos de un universo de 153 empresas en todo el país. Tanto Molino Cañuelas como Molino Florencia (que forman parte del mismo grupo económico) figuran al tope de los beneficiarios. Cobraron unos 21.300 millones de pesos hasta el 31 de marzo de 2022, el 69 por ciento del total de los recursos.

Los molinos pyme nucleados en APYMIMRA volvieron a manifestar en un comunicado su rechazo al el Fondo Estabilizador del Trigo Argentino (FETA) y sobre todo al Decreto 288/2023 publicado hace unos días en el Boletín Oficial, ya que el mismo establece que el 1,3 por ciento de lo recaudado por retenciones a derivados de la soja se utilizará para financiar ese subsidio a la harina de trigo, pero que solo llega a unas pocas empresas concentradas.

"Lo hemos dicho desde el momento en que el FETA fue creado e instrumentado, en marzo del 2022: la incidencia del trigo en el precio del pan es marginal, esta herramienta no estabiliza el precio del kilo de pan, y por lo tanto no ayuda a los sectores más vulnerables. Esta política sólo distorsiona el mercado favoreciendo a los molinos más grandes en detrimento de los más pequeños", insistió APYMIMRA.

En ese sentido, se recordó que cuando entró en vigencia el fideicomiso creado por el ex secretario de Comercio, Roberto Feletti, y sostenido por al actual jefe de esa cartera, Matías Tombolini, "el precio del pan al consumidor estaba en torno a los 202 pesos el kilo y actualmente las panaderías lo venden en aproximadamente 460 pesos".

Lectores: 865

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: