Sexo y erotismo
Todos los secretos

Una reconocida actriz de Hollywood tiene el mejor consejo para disfrutar de buen sexo a partir de los 50

Para mantener el fuego a edades avanzadas, hay tópicos que son muy importantes según la actriz.

Ha conseguido doblegar al cáncer, triunfar en Hollywood, librarse de las esposas tras ser detenida por su activismo, liderar una revolución fitness (calentadores mediante) y ha convertido su carácter octogenario en bandera del envejecimiento saludable. ¿Acaso alguien duda que Jane Fonda no vaya a decir lo que le venga en gana sin pelos en la lengua?

En una reciente entrevista con The Telegraph, la actriz se prestaba a comentar su estilo de vida saludable para dar cuenta de cómo en las pequeñas costumbres se marca la diferencia para tener calidad de vida.

Y así, como quien no quiere la cosa, soltó uno de los mejores consejos sobre relaciones en la madurez que puedas encontrar. "Tienes que mantenerte flexible. Especialmente si quieres seguir teniendo sexo cuando tengas más de 50 años". Titular que, como no podía ser de otra forma, va camino de convertirse en trending topic.

Hace unos meses, Jane Fonda hacía alusión al ejercicio de forma adorable. Había formado parte de su terapia contra el cáncer. "El médico me dijo que el mejor antídoto para el cansancio que puede causar la quimioterapia es moverse. Caminar. Y he estado caminando. Muy temprano antes de que empiece el calor. También haciendo ejercicio", comentaba a través de redes sociales mostrando parte de su entrenamiento.

"La palabra que importa ahora es lento", dice en la entrevista con The Telegraph. "Cuando tienes mi edad, tienes que ejercitarte muy lentamente para no lastimarte. Puede hacer exactamente las mismas cosas, pero lentamente. Cuando uso pesas, son pesas más livianas. Pero todavía levanto. Tengo mancuernas de diferentes colores: hermosos rosas, naranjas, amarillos y turquesas, lo que las hace más agradables de levantar".

Y sigue: "Pero me obligo a hacerlo, porque hace una diferencia no solo en mi cuerpo, sino también en mi cerebro. Si paso demasiado tiempo sin dar un largo paseo o hacer ejercicio, tiendo a deprimirme. Vengo de una larga línea de personas deprimidas. Si no haces ejercicio cuando eres joven, tu cuerpo te lo perdonará. Cuando seas mayor, si no te mantienes en movimiento, te mantienes flexible y mantienes tus músculos fuertes, eso realmente marca la diferencia".

Un símbolo: levantar la pierna por encima de la cabeza

La estrella que un día revolucionó a la comunidad femenina con sus vídeos fitness sigue representando un modelo de mujer activa a los 85 años. Aunque no como pueda que hayas pensado. "He cerrado la tienda ahí abajo (en referencia a su sexo). No voy a salir más con nadie, tengo ochenta años y estas cosas acaban cuando tú lo decides", declaró durante la promoción de Book Club, una película en la que interpretaba a una de las cuatro amigas cuya vida sexual revive tras leer una novela erótica.

A los 70, no tenía ningún reparo en reconocer que el 30 por ciento de su bienestar físico se debía a su prolífica vida sexual. "He escrito un libro sobre el tema. Trataba sobre todo sobre el proceso de envejecer pero tenía capítulos sobre sexo. Entrevisté a mucha gente de noventa años, incluso a una pareja en la que ambos tenían más de 100. A esa edad todo es diferente y puedo hablar de ello porque tengo 80. Uno pierde ciertas cosas, como la espontaneidad, especialmente si el hombre también es mayor. Pero planificar puede ser muy erótico. Y a la vez para las mujeres es mejor a esta edad, porque conocemos mejor nuestros cuerpos y ya no tenemos miedo a pedir lo que nos gusta", ha declarado.

Hoy, tras la impactante frase de la elasticidad para mantener relaciones, Jane Fonda añade: "Tienes que poder poner las piernas sobre la cabeza, ¿verdad? Todavía puedo hacer eso". Y puede que a la mente te haya venido una imagen indecente, pero lo que realmente declara esta mujer es que el ejercicio es esencial para cualquier aspecto de tu vida.

Y lo más curioso es que sus entrenamientos comenzaron ya en la madurez. "Realmente comencé a hacer ejercicio a los 40. Antes de comenzar sentí que me estaba desmoronando. Así que no es demasiado tarde. Solo comienza a hacerlo", aconseja.

Jane Fonda no puede evitar enumerar las muchas consecuencias que tiene entrenar habitualmente en cada acción del día a día. Se trata de subir y bajar del coche con agilidad, de hacerse cargo de un nieto sin temer a agacharte, de conducir sin miedo a mirar por encima del hombro.

"En primer lugar, tienes que mantenerte fuerte, lo que significa que tienes que hacer trabajo de resistencia, ya sea con bandas elásticas o con pesas para mantener los músculos fuertes y eso protege los huesos. La segunda cosa es la aptitud aeróbica: tienes que mantener tu corazón fuerte, para que puedas subir escaleras sin quedarte sin aliento", confiesa.

Lectores: 1350

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: