El columnista invitado
Especial para NOVA

Disparate de compañeros disparatados

Por Luis Gotte, especial para NOVA.

Por Luis Gotte, especial para NOVA

Para imaginar conspiraciones, no creo que otro pueblo nos iguale. Cada uno de nosotros tenemos un potencial creativo increíble, si lográsemos una unidad de concepción conducida hacia una acción de organización, Argentina sería potencia.

Con la llegada de Hernán Cortés a la América no sólo cae el Señorío de los Mexicas, la decisión más importante que tomará el extremeño, por sus consecuencias a futuro, será la fundación del primer Ayuntamiento de América, en la Villa Rica de la Vera Cruz (1519). Serán nuestros Cabildos, primeras experiencias de gobiernos municipales locales donde, incluso, la propia legislación, dependiendo de los casos, tenían más fuerzas que las leyes de la Corona Española.

Con el tiempo surgirán las ideas soberanistas, de auto-gobierno, porque nuestros pueblos ya estaban preparados para ello. Los Cabildos tendrán un papel importante. Luego darán origen a las capitales de las nuevas provincias que surgirán a partir de 1810, éstas se proclaman autónomas e independientes del gobierno centralista. Pero, será Bernardino Rivadavia, obediente de las ideas centralistas europeas, que los suprimirá. No obstante, el federalismo ya había echado raíces en la nueva Argentina.

Con la presidencia de Bartolomé Mitre, seguidor de las ideas políticas británicos centralistas, comienza a descabezar a las provincias de sus gobernadores federales. Es ahí donde emergerá el desentendimiento entre la paisanada y sus políticos. Unos federales, los otros unitarios. Ni siquiera la nueva Constitución Nacional ha podido zanjar esa diferencia.

Nuestros políticos quieren asumir el poder con la suma de las decisiones políticas bajo su control. Irrespetan nuestra tradición federal: gringos y británicos agradecidos.

El 26 de febrero de 2023, en un Informe elaborado por la OEA, se “recomienda” a nuestros pueblos que revisen su organización federal, porque impide que se cumpla, en tiempo y forma, entre otras cuestiones, la Agenda 2030. Por lo tanto, para estos organismos el federalismo es una organización política que va contra sus intereses globalistas.

El disparate. Algunos compañeros sostienen que, pregonar “federalismo y municipalismo” es disgregar a la Argentina y a sus provincias, que es lo que quieren los gringos. Es ser funcional a los mandatos de la general Laura Richardson del Comando Sur de Gringolandia.

Ahora, les decimos a estos amigos que revisen su marco teórico, que no sean vagos. Y les recordamos que fue la progresía kirchnerista quien firmó los acuerdos con la Agenda 2030 y, junto a Cambiemos, viene arrasando, como Mitre en el S.XIX, con el intento de un Sistema Federal de Gobierno.

Hoy, en nuestra Patria, ser revolucionario es ser federal. Pelear por las autonomías comunales, dentro de un esquema de comunidad organizada.

Lectores: 473

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: