Panorama Político Nacional
Malestar

Aníbal reconoció que "los narcos han ganado" y desató un terremoto en la política argentina

Las balas en la entrada del supermercado. (Dibujo: NOVA)

Tras el ataque mafioso contra la familia de Messi en Rosario, Aníbal Fernández trató de quitarse de encima el problema asegurando que "hace 20 años están en esta situación". Y a continuación aceptó que "los narcos han ganado", una declaración provocativa y extemporánea que motivó que desde la oposición salieran a pedirle que renuncie.

"Si yo le digo que hace 20 años están en esta situación es que han ganado pero hay que revertirlo", explicó Aníbal, y Alberto Fernández le llamó la atención con elegancia, al señalar que "algo más habrá que hacer".

Aníbal Fernández trató de lavarse las manos al asegurar que la zona donde se produjo el ataque no corresponde a las fuerzas federales. ¿Basta con eso para quitarse la responsabilidad de encima. Evidentemente no.

"Esto tardó 20 años en instalarse, no se va a desinstalar en 20 minutos", afirmó Aníbal, en otra declaración polémica; e informó que habló telefónicamente con el intendente de Rosario, Pablo Javkin, quien a continuación reclamó la presencia del Presidente en la ciudad.

En la conversación entre ambos acordaron cambiar al titular del comando unificado de Rosario, Ricardo Daniel Castillo.

"Tomé la decisión con el jefe de la gendarmería y voy a reemplazar al titular que está al frente de las cuatro fuerzas federales", notificó el ministro. Y explicó que: "El comandante Castillo era el que venía trabajando hasta el momento. Lo que hicimos es que siga con la región y nosotros resolviendo con el comandante mayor Jorge Mario su tarea de trabajos en esas cosas (el comando unificado) para cumplir un rol más profundo y con más personal para darle a eso capacidad de maniobra con más rapidez".

Para tratar de bajar los decibeles del impacto de los sucedido, Aníbal informó que: "Muchas cosas que estábamos haciendo de una manera y las vamos a trabajar mucho más profundo, más fuerte y con más personal".

La gravedad del asunto exigió que el presidente Alberto Fernández saliera a la palestra, aunque sólo emitió una declaración formal. "Estamos haciendo mucho, pero evidentemente algo más habrá que hacer, porque en Rosario el problema de la violencia y el crimen organizado es muy serio". Y, en un tiro por elevación dirigido tácitamente a Aníbal, demandó: "Hay que hacer algo por los santafesinos y los rosarinos porque son argentinos".

Los dichos de Aníbal fueron la señal de largada para que los “halcones” del PRO salieran a desgañitarse como siempre, aunque cuando les tocó gobernar no consiguieron resultado alguno en la lucha contra las mafias y el narcotráfico.

El ahora larretista Wado Wolff exigió que Aníbal "Dé un paso al costado si cree que los narcos han ganado".

"¡Renuncie ya! El país no necesita comentaristas, necesita ministros que le ganen al narcotráfico", publicó en su cuenta de Twitter Patricia Bullrich, quien volvió a insistir con su idea de desplegar a las Fuerzas Armadas, que viola la legislación vigente: "Hace dos días lo dije en Rosario: hay que usar todas las fuerzas para recuperar la ciudad del dominio narco", demandó.

¿Qué resultados consiguió Patricia cuando fue ministra de Seguridad? La nada misma.

El tema inmediatamente rebotó en la interna del PRO. Horacio Rodríguez Larreta se sintió interpelado por las declaraciones de Bullrich, y expresó a modo de contestación : "Pensar que algunos todavía se niegan a hacerlo. No hay lugar para soluciones a medias y respuestas graduales. La lucha contra el narcotráfico tiene que ser de frente y sin cuartel. Debemos usar todos los medios del Estado para derrotarlos, incluyendo a las Fuerzas Armadas".

Las respuestas de los referentes de la oposición se la dejaron servida a Aníbal: "Gobernaron cuatro años. ¿Qué hicieron esos cuatro años? Nada".

Mientras que la dirigencia de uno y otro lado no cesa de echar culpas entre sí, el narcotráfico, el accionar mafioso y la violencia no dejan de incrementarse.

Sólo se interesan en intercambiar culpas, mientras que la sociedad está cada vez más librada a la mano de Dios.

Lectores: 1580

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: