Sexo y erotismo
Según la ciencia

Cinco maneras de tener mejor sexo este día de San Valentín

La ciencia del sexo es un amplio campo de investigación que abarca muchos aspectos de la sexualidad humana.

El sexo puede ser maravilloso, pero también puede ser complicado. La ciencia puede ser lo más alejado de tu mente cuando estás intimando con alguien. Pero en realidad, hay mucho que podemos aprender de ella cuando se trata de sexo.

La ciencia del sexo es un amplio campo de investigación que abarca muchos aspectos de la sexualidad humana, desde la fisiología hasta los factores psicológicos y sociales que influyen en el comportamiento sexual.

A lo largo de los años, los investigadores han podido arrojar luz sobre una variedad de formas en que podemos mejorar las experiencias sexuales dentro (o fuera) del dormitorio. En el espíritu del Día de San Valentín, aquí hay cinco lecciones clave que puedes aprender de la ciencia si buscas mejorar las cosas entre las sábanas, informa Science Alert.

Comprender la excitación y el deseo

La excitación y el deseo juegan un papel crucial en la sexualidad humana. La excitación es un componente necesario de la actividad sexual y puede ser desencadenada por una variedad de estímulos, incluido el contacto físico, señales visuales y factores psicológicos.

La excitación y el deseo son fenómenos complejos y pueden verse influenciados por una variedad de factores, incluidos factores biológicos, psicológicos y ambientales.

Hombres y mujeres experimentan estas fases de manera diferente. Una de las razones es que las mujeres tienden a tener una respuesta más compleja a los estímulos sexuales, ya que es más probable que se vean influenciadas por señales psicológicas y emocionales, como la comunicación y la dinámica de las relaciones, indica Science Alert.

Por ejemplo, si un hombre muestra signos de excitación física (como erecciones matutinas), esto no significa necesariamente que se sienta "caliente" o que desee tener relaciones sexuales. De manera similar, una mujer puede no tener deseo sexual, pero el deseo puede surgir antes o después de la excitación.

Comunicarse abierta y honestamente

Otro aspecto de mejorar las experiencias sexuales es la comunicación. Las investigaciones han demostrado que las parejas que se comunican abierta y regularmente sobre sus preferencias sexuales tienen más probabilidades de experimentar una mayor satisfacción sexual.

Para mejorar la comunicación, intente tener conversaciones honestas y abiertas con su pareja (o parejas) sobre su sexualidad. Debido a que el sexo puede ser muchas cosas para muchas personas, no se avergüence de hablar sobre sus excitaciones y cualquier preocupación o disgusto que pueda tener, dice Science Alert.

Añadir variedad a tu vida sexual

La investigación muestra que agregar emoción y una variedad de estimulación y técnicas a su vida sexual, como diferentes posiciones sexuales, estimulación manual (por ejemplo, digitación), prácticas de masturbación y estimulación oral, puede mejorar su disfrute sexual.

Algunas otras cosas que podría considerar probar incluyen: juego de rol explorando, incorporar juguetes sexuales, mensaje sensual usando lubricantes, practicando sexo tántrico, masturbándose frente a su pareja (o parejas), viendo porno.

Al explorar cualquiera de estas actividades, es importante obtener el consentimiento mutuo y respetar los límites de cada uno, informa Science Alert.

Atención plena

Se ha demostrado que la atención plena, un estado de conciencia del momento presente, tiene un impacto positivo en las experiencias sexuales. Al aumentar la conciencia y la atención a las sensaciones en el cuerpo, la atención plena puede mejorar la excitación y el deseo sexual.

Hay varias formas en que la atención plena se puede incorporar a las experiencias sexuales. Un enfoque es concentrarse en el momento presente y prestar atención a las sensaciones en el cuerpo durante las actividades sexuales. Esto puede ayudar a aumentar la excitación sexual y mejorar el placer.

Además, respirar lenta y profundamente y concentrarse en la sensación de respirar puede ayudar a calmar la mente y aumentar el deseo sexual. Los ejercicios de atención plena y respiración también son útiles para controlar la ansiedad en torno al sexo, indica Science Alert.

Crear un espacio tranquilo para la intimidad física también puede ayudar a generar confianza y mejorar el vínculo íntimo de la pareja.

Gestión de expectativas

La idea de que el sexo es predecible, claro y perfecto no es realista. El sexo es complejo y multifacético.

Sin embargo, nuestros guiones sexuales a menudo nos dicen lo contrario. Los guiones pueden ser limitantes, ya que pueden definir lo que se considera "normal" (por ejemplo, que las relaciones sexuales equivalgan a un orgasmo) o "aceptable", dice Science Alert.

Independientemente de nuestras ideas sobre el sexo, también es importante sentirnos cómodos en nuestros propios cuerpos. Si puedes abrazar tu cuerpo y amarlo tal como es, esto te ayudará cuando tengas relaciones sexuales. Trate de no pensar demasiado durante las experiencias sexuales y permita que su cuerpo haga lo que le viene naturalmente.

Lectores: 2785

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: