El columnista invitado
Libertad

La censura como arma subordinante

Luis Gotte.

Por Luis Gotte, especial para NOVA.

Es un hecho que andamos perdiendo batallas en el campo cultural. No quiere decir que estaremos derrotados, daremos pelea con las armas de nuestra semántica con hedor a América.

Nosotros somos América, desde el sur estadounidense (despojado a México) a la Patagonia, el resto es gringo, de "Gringolandia" (una federación de estados integrada por la anglo-francesa Canadá y los Estados Unidos británico). Tampoco somos latinoamericanos (artilugio francés para entrometerse en la política interna de América) o iberoamericanos (Portugal es España, su habla es el Español-portugués, donde Brasil es parte de nosotros, como nosotros de Brasil). Lo mismo cuando nos referimos a Sudamérica, Centroamérica o Norteamérica. Simplemente somos América, un mismo pueblo, una nación de 20 repúblicas centralistas, que nacieron federales.

Somos conscientes que un cambio de nombre no modificará la realidad, pero mantendrá el sagrado fuego de la libertad encendido. Y tal vez algún día, otra generación de americano.

Son doscientos años en que venimos hambreados, saqueados, entristecidos. No solo se llevan nuestros recursos, también a los hijos de América. Una nueva forma de “esclavitud del S. XVIII”. Solo ellos engordan e inventan Revoluciones Industriales -van por la Cuarta-, y nunca logramos llegar. Su régimen Imperial ha subordinado a nuestros políticos, divididos en liberales y progresía. Dos caras de una misma moneda del IMPERIALISMO Oxidental...y chino.

Sabemos que la batalla es heroica. Ellos controlan los medios de comunicación, la máquina de reproducir intelectuales y académicos…nosotros solo contamos con WSP o Telegram (Facebook e Instagram te censuran). Nada nuevo en este sol americano.

Así como en 1890 impidieron la divulgación de la obra de Adolfo Saldías (liberal y masón), por decir algunas verdades sobre el federalismo rosista, nos siguen ocultando las obras de Manuel Ugarte, Vicente Sierra, Ernesto Palacio, el “pepe” Rosa, Fermín Chávez, Amelia Podetti y Rodolfo Kusch, Alberto Buela y Marcelo Gullo entre tantos otros.

En nuestra formación educativa oficial tenemos lecturas derivadas de la línea mitrista pro-atlantista (para Mitre los “nobles odios” justifican cualquier decir), de Enrique Dussel, los Romeros (José Luis y Luis Alberto), Halperin Donghi, los refuncionalizados de la Escuela de Frankfurt junto al europeo Gramsci. Negadores de América, de España y de nuestras tradiciones, saberes y decires. El radicalismo de Alfonsín, junto al menemismo y el progresismo de los últimos 20 años (negadores de Alem y Perón) son parte de este mecanismo de olvidos y sostenedores del régimen subordinante que sufre América.

Podemos ganar esta guerra. Comencemos por comprender e interpretar cómo funcionaba el cabildo y los juicios de residencia en América. Como primer paso de nuestra organización comunitaria, y que los corruptos tengan sanción.

Lectores: 368

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: