La columnista invitada
Adicciones

La prevención del alcoholismo en adolescentes y jóvenes

La doctora Cecilia Avancini, médica pediatra.

Por la doctora Cecilia Avancini (*)

En noviembre se celebra el Día Mundial Sin Alcohol para concientizar sobre la adicción a esta droga y su uso en exceso que está asociado a trastornos de conducta social, mentales y del comportamiento.

Una vez que el alcohol ingresa al organismo, produce cambios en el funcionamiento del sistema nervioso central y puede crear adicción física, psicológica o ambas. A largo plazo, el consumo de alcohol daña las células cerebrales provocando trastornos de la memoria, en el juicio y en el pensamiento.

En este sentido, resulta de interés brindar información a los adolescentes y jóvenes sobre los riesgos del abuso de esta sustancia porque en los más chicos, el consumo de alcohol afecta el rendimiento escolar y está vinculado a accidentes de tránsito, violencia y hasta al suicidio.

Se debe tener en cuenta que adolescentes y jóvenes están expuestos a otros trastornos que produce el consumo de alcohol y que pueden ser irreversibles tales como la depresión, la ansiedad y la baja autoestima. El etanol atraviesa las membranas de las células e interacciona con todos los elementos que las componen. Tiene un efecto específico sobre las proteínas encargadas de la neurotransmisión cerebral provocando daño a corto y largo plazo.

Como se sabe, la adolescencia es un período de riesgo respecto a la adopción de determinadas conductas entre las cuales el consumo de alcohol ocupa un lugar preponderante. En esta etapa de la vida el cerebro se halla en una fase de modelación en la cual se establecen las conexiones psicoactivas que van a permanecer en el futuro. Es por esto que los trastornos producidos por el alcohol suelen hacerse permanentes marcando la vida de las personas.

Por eso, la prevención es fundamental, con medidas como la implementación de horarios de venta restringida, así como también prohibir la venta de alcohol a menores. También deben diseñarse e implementarse programas educativos y, como siempre, la educación familiar es el pilar fundamental que ayuda a prevenir el consumo de alcohol en adolescentes y jóvenes.

(*) Médica pediatra (MN 102.751) de vittal.

Lectores: 960

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: