Mundo LGBT
Mes del Orgullo

Diversidad, identidad y salud: desafíos y oportunidades para la comunidad LGBT+ en Argentina

En noviembre se celebra el Mes del Orgullo en Argentina, que conmemora el aniversario de la creación de la primera organización de diversidad sexual en Argentina y América Latina: Nuestro Mundo.

Argentina elige el mes de noviembre para celebrar el Mes del Orgullo en honor a la creación de Nuestro Mundo, la primera organización de diversidad sexual en Argentina y América Latina, que marcó un hito en la lucha por los derechos de la comunidad LGBT+.

“Esta fecha nos brinda una oportunidad para reflexionar sobre la diversidad que nos caracteriza, reconociendo que somos una amplia gama de identidades, cada una tan única como la forma en que nos percibimos. Esta diversidad desafía el concepto binario que históricamente ha patologizado y estigmatizado a las personas que no se ajustan a las categorías normativas de hombre y mujer”, detalla Ailin Catalá, comunicadora en Salud y jefa de Comunicación Institucional de OSPEDYC, obra social con origen en UTEDYC (Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles), Argentina.

Desde una perspectiva de género, es esencial diferenciar entre dos conceptos fundamentales: la orientación sexual y la identidad de género. La orientación sexual se refiere a la atracción romántica, emocional y sexual hacia otras personas, independientemente de su género. En cambio, la identidad de género se relaciona con la vivencia interna e individual del género, incluyendo la forma en que una persona se siente profundamente con el sexo asignado al nacer y cómo experimenta su propio cuerpo y expresiones de género.

Género y salud

Es crucial comprender que el género es una construcción social y no una característica biológica innata. La relación entre las categorías de género y la salud es de vital importancia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) manifiesta que la discriminación contra la población LGBT+ es un factor que contribuye a la pobreza y a la mala salud, lo que se traduce en obstáculos significativos para acceder a servicios de calidad.

Las inequidades en salud están relacionadas con determinantes sociales que abarcan las circunstancias en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Tristemente, el promedio de vida estimado de las mujeres trans y travestis es de 35-40 años, muy por debajo de la expectativa de vida de la población general.

“Para garantizar que todas las personas LGBT+ gocen de una vida saludable, es fundamental eliminar las desigualdades que enfrentan. Esto implica un enfoque con perspectiva de género y derechos humanos, reconociendo y respetando las distintas identidades. La capacitación continua y la promoción de una cultura de respeto y diversidad son pasos clave hacia la eliminación de las prácticas discriminatorias y hacia el fortalecimiento de los derechos de todas las personas”, menciona Catalá

La estigmatización y la discriminación generalizadas en la sociedad son responsables de muchos de los obstáculos que enfrenta la comunidad LGBT+ al buscar atención médica de calidad. Estos obstáculos incluyen la falta de comprensión de sus necesidades específicas, la atención inadecuada o inferior al promedio, y suposiciones inapropiadas sobre la causa de sus problemas de salud, entre otras.

“Este mes de noviembre no solo conmemora la diversidad, es también una oportunidad para reconocer y afrontar los retos que enfrenta la población LGBT+ en el ámbito de la salud. Constituye un llamado a la acción para asegurar que cada persona, sin importar su orientación sexual o identidad de género, reciba la atención médica de calidad que merece”, concluye la ejecutiva de OSPEDYC.

Lectores: 480

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: