La historia viviente
Hoja de ruta

Arturo Frondizi crea Yacimientos Carboníferos

El 6 de agosto de 1958 el presidente Arturo Frondizi firmó el decreto 3682/58 para crear la empresa pública Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF).

Por Gustavo Zandonadi, especial para NOVA

El 6 de agosto de 1958 el presidente Arturo Frondizi firmó el decreto 3682/58 para crear la empresa pública Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF). En dicha norma puede leerse que "la empresa tiene a su cargo el estudio, la exploración y la explotación de los combustibles sólidos". El capital originario lo constituyó el Estado con fondos de las arcas públicas, el cuál sería incrementado por ganancias futuras de la empresa.

La principal actividad del organismo era el transporte del carbón extraído de las unas de Río Turbio, en la provincia de Santa Cruz. El resultado de esta decisión se vio dos décadas después. En el pico de su capacidad, en 1972 vendió 570.000 toneladas de carbón, pero eso no fue todo: hacia 1979 la empresa alcanzó una producción bruta de 1.400.000 toneladas.

Sin olvidar su origen radical, las diferencias con la conducción del partido motivaron a Arturo Frondizi a acercarse a los cultores del Desarrollismo. Esta novedosa doctrina económica planteaba la necesidad de dotar de una industria pesada de calidad a los países periféricos, para que puedan exportar valor agregado y no sólo materias primas.

Frondizi, entre la astucia a la sumisión

La Libertadora derogó la Constitución de 1949 y convocó a elecciones para conformar una Convención Constituyente con el fin de dictar una nueva. El primer puesto fue para el voto en blanco promovido por el peronismo, a modo de resistencia. El triunfo formal fue para la Unión Cívica Radical del Pueblo, liderada por Ricardo Balbin, seguida por la Unión Cívica Radical Intransigente comandada por Arturo Frondizi.

La dictadura convocó a elecciones presidenciales en 1958. Arturo Frondizi, sabiendo que sus votos no le alcanzaban, decidió pactar con el peronismo una serie de concesiones a cambio de su apoyo electoral. De esta forma el ex diputado radical llegó al gobierno muy condicionado. Por un lado los militares, en su rol de garantes de la institucionalidad, impedían la rehabilitación del peronismo. Por el otro, Perón desde el exilio exigía el cumplimiento de lo pactado.

Envuelto en su propia telaraña, el presidente no pudo cumplir su pacto con el peronismo ni con las exigencias de las Fuerzas Armadas. En esa época eran muy usuales los "planteos militares" que no eran otra cosa que órdenes puntuales de los uniformados a Frondizi, a quién consideraban un subordinado. De esta forma el presidente no era más que un delegado, un mero ejecutor de directivas sin iniciativa ni decisión.

¿Qué rol cumplían las Fuerzas Armadas?

Desde un lugar de reserva moral de la nación, ejercían el derecho de intervenir en política activa toda vez que consideraban necesaria. En la práctica ocurría cuando los gobiernos civiles se veían desbordados por los vicios de una democracia tutelada como la demagogia, la corrupción y la anomia.

Lectores: 412

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: