Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martín Vestiga y la flamante ministra "de los mil y un zapatos"

Tito Rosca, el peor enemigo de Martín Vestiga. (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Acababa de apagar la tele y de tirarme al sofá, pensando en la locura que la política argentina nos plantó este fin de semana con los respectivos y metrallosos discursos de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, renuncia de Martín Guzmán mediante. Entonces me lo imaginé a Federico Luppi como Carlos Teodoro Bonifatti puteando a Arteche, pero en realidad a la dupla presidencial: “Fernández y la puuuta madre que los parió”. Me reí solo, quizá contento porque ya se terminaba un domingo para el olvido.

En eso me vibra el celular, pero con otro tono, distinto, el que suelo ponerle a algunos de mis contactos indeseables. Entonces lo levantó y en la pantalla me salta una notificación de mensaje de voz del nefasto y depreciable Tito Rosca.

Nada menos deseado para mí que me escriba por Telegram este nefasto operador de los podridos submundos de nuestra política vernácula. El solo tener que escuchar su rasposa voz, más allá de lo que tuviera que decirme, ya me jodía el buen ánimo. Dudo, vuelvo a pensar, dudo y decido escucharlo… de última, pienso: “Le clavo el visto y le respondo en la semana”.

Entonces le doy play al primero de 2 audios:

- Jajaja… no me lo puedo creer “Tincho” querido… Silvina Batakis. ¡Jajajaja! Estos 2 tardaron medio fin de semana para anunciar como ministra a la Batakis… pero dejate de joder… siempre te lo digo, Alberto y CFK son 2 impresentables “Martincito”, el Frente de Todos ya no da para más viejo… - “Este tipo es un enfermo”, pensé sobre Rosca, dudando si escuchar o no el otro audio, un tanto más extenso: largos 46 segundos. Le di play.

- ¡Jajajajjaa! ¡Repito! Son unos HDP. Este quilombo necesita un economista de peso, de fuste, de cualquier palo, pero un tipo con peso específico: un Martín Redrado, un José Ignacio “Vasco” De Mendiguren… pero no, se tomaron 30 horas para anunciar a Batakis… ¡Dios! No tenemos remedio amigo. - Se bebió un vaso de whisky, le dio una pitada al pucho y siguió...

- Cuando fue ministra de Economía de Daniel Scioli no resolvió nada, hacía y deshacía por mandato del Gobierno nacional, a demanda de las necesidades de Axel Kicillof como titular de Hacienda. No hizo nada malo, pero tampoco aún: nada bueno. Es que no corrigió nada. Ella hoy es una aspirina para la crisis que tenemos. A la mina no la juna nadie, no está a la altura de las circunstancias. - Se tomó tiempo para una pitada.

- Nadie recuerda su gestión porque no hizo nada. ¡Bahh! Sí, los que la recuerdan son los trabajadores de Economía bonaerense. Cuando asumió en lugar del finado Alejandro Arlía que Scioli lo mete en otro lado a resolver algunos líos y cuidar negocios, Batakis se desayunó ministra y se obnubiló… literalmente. Sus ex compañeros del ministerio aún recuerdan que tenía una obsesión con los zapatos, de todo tipo… calzado fino y no tanto, pero se le había vuelto una obsesión, de comprar por comprar te diría, de acaparadora. - Repitió el ritual del inicio.

- En los años como ministra de Scioli, en cada gira o viaje, iba acumulando pares de a decenas… a tal punto, que cuando perdieron con Vidal, a acá te paso el chisme, al dejar el despacho todos recuerdan que Batakis estaba mal, primero porque se le acababa el sueldo de ministra. ¡Jajajaj! Pero en realidad porque su hijita, chiquita en ese entonces, le lloraba porque se había quedado sin trabajo y “mami ya no se va a poder a comprar más zapatos”… Imaginate pobrecita, en su inocencia, la nena estaba angustiada porque sabía que se acababan los viajes y grandes gastos en zapatos… Los traumas de los hijos de los privilegios de la política. En fin, dicen que tenía un vestidor enorme, del tamaño de una habitación, solo para zapatos…

Al terminar el audio noté que Rosca figuraba en línea. Entonces pensé en la pavada que me acababa de contar de Batakis como para configurarme un rasgo de la personalidad de ahora ministra de Economía nacional, cuando vibra de nuevo y veo un tercer audio, de escasos segundos:

- Pero bueno Martín, mañana llamame, que más allá de los mil pares de zapatos que tiene, lo importante son algunas oscuras minucias y contubernios que tuvo Batakis en su paso como ministra de Economía del "Pichichi". Llamame.

“Ahhh ahora sí”, pensé. Debe tener buena data para pasarme, a lo que le respondí, breve, cortante, en una línea:

Es tarde Rosca, pero sí. Gracias. En la semana te hablo y nos juntamos por esa información jugosa de Batakis. Abrazo. Que descanses. - Envié y sí: apagué el celular.

Cómo se entiende, país.

Tanto trabajar nosotros.

Para hacer grande la Patria.

Para que la estafen otros.

Lectores: 2408

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: