Cómics e Historietas
Clásicos comiqueros

El regreso de Mikilo: una charla con Rafael Curci

Rafael Curci y la nueva novela gráfica de Mikilo, "El Último Malón".

Por Ariel Avilez (*), especial para NOVA

Una de las gratas sorpresas comiqueras de este año -por suerte en este campo no faltan, aguante la ficción- es el sorpresivo regreso de Mikilo, uno de los personajes argentos más interesantes desarrollados especialmente durante la accidentada primera década de este siglo. Creación del guionista Rafael Curci y de los dibujantes Tomás Coggiola y Marcelo Basile, el Mikilo de las historietas es la versión libre de un mito diaguita; el hijo adoptivo del Diablo, que en compañía de su hermano, el antropólogo Adolfo Sosa, recorren el país en busca de sucesos paranormales que pongan en peligro al común de la gente, para conjurarlos y devolver la tranquilidad allí donde corresponda.

Para preguntarle acerca de la novedad, nos comunicamos con el buen Curci, célebre titiritero, dramaturgo, escritor, investigador teatral y, por supuesto, guionista de historietas...

- El personaje nació hace casi veintitrés años, hace dos años la editorial Comic.ar terminó de compilar todas sus historias reuniéndolas en dos libros; la última de sus aventuras se publicó originalmente hace diez años... ¿Cómo surge la idea de hacer Mikilo: El Último Malón?

- Bueno, tal vez tenga que ver con la esencia misma de los mitos, esa que dice que no mueren y que sólo los mata el olvido. Mikilo hizo pequeñas apariciones en distintos medios gráficos y siempre nos rondó la idea de traerlo nuevamente al ruedo, pero esta vez con bombos y platillos. El otro día me enteré que Tomás (Coggiola) y Marcelo (Basile) perpetraron su regreso cuando presentaban el segundo tomo integral de Mikilo, en el programa de radio Pánico Rock y Comics. Para aquel entonces yo vivía en Brasil. Tomás entró en contacto conmigo y me propuso hacer un guión de sesenta y cuatro páginas para un tomo nuevo. Me llevó un tiempito, hice uno y se los envié. Les gustó el texto, aunque Basile señaló que esperaba algo más contundente y al mismo tiempo más épico... Y tenía razón. Hice borrón y cuenta nueva. Anduve un tiempito sin saber por dónde entrarle. En internet leí la noticia de que habían descubierto nuevos fósiles de Dicinodontes en el Valle de La Luna, en San Juan. Entonces pensé, ¿y si mezclamos algunos mitos del norte con dinosaurios de la era Mesozoica vivitos y coleando? Parecía un delirio, pero finalmente pude encontrarle una vuelta.

- Al final del segundo tomo integral, mencionan una historia inédita titulada Mikilo: La Casa de Ampatu... Hasta hay alguna paginita incluida en la nota. ¿Qué pasó con ella? ¿Verá alguna vez la luz?

- Hay algunas historietas de Mikilo que quedaron inconclusas, algunas a medio dibujar y otras apenas guionadas. Se podrían terminar, aunque la idea de hacer algo nuevo y recién salidito del horno nos entusiasma más.

- Basile siempre fue un dibujante enorme -lo sigo desde Cemento-, pero por lo que vi, en este libro deja la vida... ¡Y a color! Usted que ha trabajado con él tantos años, ¿qué diferencias encuentra entre el Mikilo que hicieron a principios de siglo con este que se mandaron casi dos décadas después?

- Mientras escribía el guión de “El Último Malón” me lo imaginaba con los dibujos de Basile. Sabía que él lo iba a dibujar, que estaba trabajando para afuera y que no disponía de mucho tiempo. Pero cuando vi las primeras páginas terminadas me caí de culo. Además de los dibujos, me sorprendió cómo aplicó el color, los detalles, los ángulos y las perspectivas que planteaba en cada una de las viñetas... No hay dudas de que Basile maduró muchísimo como artista desde que dibujó el último Mikilo, y en esta nueva aventura le puso todo, hizo un trabajo realmente exquisito y de calidad. Un lujo, bah…

- ¿Qué fue lo más lindo del reencuentro con el personaje?

- Cuando terminé el guión quedé satisfecho, pero faltaba verlo plasmado en imágenes. Cuando recibí las primeras veinte páginas terminadas pude finalmente reencontrarme con Mikilo y Adolfo; hasta los percibí un poco más achacados, más viejos. Supongo que no está mal que los personajes de historieta envejezcan a la par de sus autores.

- ¿Hay planes de hacer más Mikilo en un futuro no muy lejano? ¿Tiene alguna idea rectora en particular?

- Sí, la idea es sacar una aventura nueva de Mikilo por año, un tomo integral y autoconclusivo para darle continuidad y proyección a la serie. Escribí algunos guiones nuevos y Tomás (el editor) ya está trabajando en el próximo volumen. Si las cosas se dan, esperamos publicarlo el próximo año.

- La última vez que nos cruzamos, estaba Usted mudándose de Brasil a Uruguay, siempre en relación a su labor titiritera. Y ahora lo tenemos de nuevo por acá, ojalá que por un tiempo mayor. ¿Qué proyectos está llevando adelante?

- Proyectos tengo muchos, tanto en teatro como en el campo de la historieta. Hay algunos viajes al interior del país y también al exterior. Sigue pendiente la publicación de El Exhumador y otros trabajos que estoy realizando con Coggiola. Pero de momento estoy abocado en acompañar el lanzamiento de esta nueva aventura de Mikilo. En unos días más viajamos a Rosario para presentarlo en la Crack Bang Boom... Y esto recién empieza. Parece que esta vez, Mikilo volvió para quedarse.

(*) Redactor especializado en cómics.

Los dos libros que compilan todas las aventuras de Mikilo.
Los dos libros que compilan todas las aventuras de Mikilo.
Lectores: 790

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: