NOVA Salud
Trastornos de estos tiempos

¿Qué es FOMO y cómo puede afectar tu salud mental?

Ese miedo a perderse de algo es cada día más común, sobre todo ahora que –tras la pandemia– los seres humanos vivimos más hiperconectados a través de dispositivos móviles.

¿Has sentido desesperación por revisar tus redes sociales y que si no lo haces estarías desconectado del mundo? Si es algo que te pasa frecuentemente puede ser que tengas Fear Of Missing Out (FOMO). Pero, ¿qué es FOMO?

Ese miedo a perderse de algo es cada día más común, sobre todo ahora que –tras la pandemia– los seres humanos vivimos más hiperconectados a través de dispositivos móviles.

Y aunque son varias actividades las que una sola persona puede realizar en un smartphone conectado a Internet, el uso de redes sociales es una de las actividades más recurrentes.

Hasta marzo de 2021, 53 por ciento de la población mundial utilizaba plataformas de social media para comunicarse, es decir, alrededor de 4,200 millones de personas, según datos del Informe Anual Digital de Hootsuite y We Are Social de ese mismo año, siendo Facebook la red más usada actualmente. Y, solo en México, el tiempo aproximado que le dedicamos a ella es de 114 minutos diarios (4.7 horas), de acuerdo con cifras de Statista.

¿Qué es FOMO?

Tener curiosidad por saber qué han publicado nuestros contactos en sus perfiles de redes sociales es, hasta cierto punto, algo normal y comprensible. Sin embargo, cuando estar revisando todo el tiempo el feed y distintas cuentas en diferentes plataformas sociales nos hace experimentar angustia, podemos estar frente al Fear Of Missing Out (FOMO).

Un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Sapienza de Roma, en Italia, lo describe como aquel síndrome que da una sensación de inquietud intensa, desencadenada por la preocupación de que nuestros amigos y otros vivan experiencias gratificantes en las que uno no está presente o no ha visto.

Generalmente es un temor a quedarse fuera de acontecimientos relevantes para ciertas personas y también a que otros están realizando actividades más interesantes y agradables que nosotros.

Para saber si nosotros o alguien cercano padece FOMO, los síntomas que distinguen esta condición, según la casa de estudios italiana y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), son:

Deseo insaciable de estar conectados a Internet y a las redes sociales

Deseo obsesivo de atestiguar las vivencias ajenas y comparar las experiencias y posesiones propias con las de los demás

Que lo último que se haga antes de dormir y lo primero al despertar sea revisar redes sociales o navegar en la red

Angustia o ansiedad tras haber olvidado el celular en casa o quedarse sin señal de WiFi

Irritabilidad o comportamiento agresivo si no se tiene el dispositivo móvil, si se ha descargado o no hay Internet

Sensación de inseguridad al estar ausentes de lo que acontece en redes sociales

Enfocarse en tomar y publicar fotos y videos, en lugar de vivir y disfrutar los momentos o experiencias

Tristeza o frustración ante pocas reacciones o comentarios sobre un contenido que hemos publicado

Esperar la llegada de nuevas notificaciones

Usar el celular en todo momento, incluidos momentos como comer, ir al baño, al conducir, etcétera

Nos aleja de otras actividades cotidianas que tenemos durante el día (comer, dormir a determinada hora, platicar de manera personal, trabajar, estudiar, entre otras)

De acuerdo con la investigación italiana, el FOMO, presente en personas con psique vulnerable, podría generar ansiedad sostenida, depresión y trastornos del sueño, como el insomnio.

Así mismo, manifestar una ansiosa necesidad por revisar nuestras redes sociales puede generarnos mayores niveles de insatisfacción con nosotros mismos y la vida que tenemos.

El mismo estudio italiano sugiere que los hombres y mujeres con un nivel más alto de FOMO pueden entrar en un ciclo de comportamiento que va desde la búsqueda de una reafirmación de su propia identidad y autoestima, pasando por una mayor cantidad de tiempo conectados, sumado a una disminución del bienestar psicológico y social severa.

Aunado a ello, la persona que padece este síndrome es propensa a desarrollar dependencia a las redes sociales o a estar siempre conectada a Internet.

Otro efecto que se puede desencadenar es la incapacidad de reconocer las emociones reales de los demás y dificulta la compresión de las propias, llevándonos a un desinterés emocional y, en ciertos casos, a un aislamiento o comportamiento antisocial.

La Universidad Nacional del Altiplano, en Perú, realizó un estudio con estudiantes de secundaria sobre cómo podría afectarlos el FOMO, en el cual descubrieron que el uso excesivo de Facebook los hacía menos asertivos, además de que reducía la calidad de sus relaciones interpersonales, sumado una percepción más devaluada de su apariencia física, de su autoconcepto e intelecto.

¿Cómo tratar el FOMO?

El Fear Of Missing Out, si bien no necesariamente tiene que resultar en un comportamiento catalogado como adictivo, es fácil caer en algo así. Por eso existen formas de tratarlo.

Una de ellas es definiendo horarios para revisar el dispositivo móvil y para consultar redes sociales, de manera que con el paso del tiempo vayamos dosificando los minutos que pasamos en dichas plataformas y smartphone, así como desactivar las notificaciones.

Priorizar a las personas, espacios, lugares y situaciones que nos rodean, en lugar de las fotos o videos que queremos grabar, es otra manera de contrarrestar el efecto FOMO.

Ser conscientes de que perdernos de ciertos momentos o actividades es algo normal e inevitable, ya que físicamente no podemos estar en más de un sitio a la vez.

Ocupar el tiempo en otras actividades ajenas a navegar en Internet es otra alternativa, ya sea practicando algún deporte o actividad artística, leyendo un libro, realizar un curso, saliendo a caminar, entre otras, de tal forma que tu mente se mantenga ocupada y atenta en otra actividad, evitando o disminuyendo la ansiedad por revisar tu perfil o el de otros.

Cuando la necesidad de revisar las redes sociales sea intensa e incontrolable, es momento de acudir con un experto en salud mental; con un psicoterapeuta, dado que la condición podría ser patológica.

Al ir con un especialista, la persona con FOMO forjará las herramientas adecuadas para reducir su ansiedad y miedo ante la falta de conectividad y de consulta de sus redes sociales, además de que podrá fortalecer su autoestima.

Lectores: 281

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: