Editorial
La soledad del poder

¡Alberto Fernández! ¡Estás nominado!

El Presidente fue relegado a un simple puesto protocolar. (Dibujo: NOVA)

Una semana más en la que increíblemente Alberto Fernández aguantó la embestida social, económica y política. Siguen pasando los días en la Casa Rosada y la Quinta de Olivos, con el Presidente atado al Sillón de Rivadavia.

Sin ir más lejos, Argentina quedó descolgada del mundo con los medios más grandes, y algunos de mucha historia, riéndose de cómo se cambió de titular en la cartera de Hacienda. Las carcajadas y sorpresas de visualizar como un país fue reducido a los caprichos del poder.

La inflación galopante, el déficit en reservas, la pérdida del salario real, los desequilibrios fiscales y la devaluación monetaria, han sido la condena mortal de las finanzas argentinas que catapultaron a la clase media. Esa misma que creyó en el “Capitán Beto” durante las elecciones del 2019, y hasta llegaron a sostener su gestión en las legislativas del 2021.

El incesante avance en la agenda de género, la aprobación del aborto y el autoritarismo feminista, ingredientes de la receta progresista más radical de la izquierda que enamora a la juventud. Aquella que cuando tiene que ingresar una boleta, la del Frente de Todos (FdT) no está ni siquiera en sus planes.

Tampoco se puede dejar de nombrar el caso del Olivosgate, los sobreprecios en licitaciones, la danza incesante de nombres dentro del Gabinete nacional, chats filtrados de funcionarios hablando mal a espaldas de Alberto Fernández, el destrato explícito a la embestidura presidencial, furcios en ruedas de prensa, entre tantas “joyitas” más. Un “todo por el todo” que dejan al Gobierno desvalorizado.

La soledad del poder es tal que una foto con el jefe de Estado es casi inmolarse. Hablar bien de él es arriesgado. Ser parte de su sello Partido del Trabajo y la Equidad (ParTE), es ir lanzado hacia el vacío y tener ganas de jubilarse en la política.

El peronismo ha tenido extranjeros dentro del Partido Justicialista (PJ), como fueron los casos de Carlos Saúl Menem, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, pero han tenido sus pro y contras, salvaguardando las ideas. Ahora bien, el tropiezo del actual jefe de Estado, podría ser una herida muy difícil de curar. O bien complicada de despegar.

Ante todo lo referido, es propicio dejar en claro que se pensó en el ex presidente Mauricio Macri como lo peor que se podía gestar en la política argentina. Sin embargo, el paso de Alberto Fernández, sin siquiera aún terminar su mandato, ha sido más que suficiente para darle el premio muy por adelantado. ¡Alberto Fernández! ¡Estás nominado!

Lectores: 989

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: