Información General
Habilitaron la navegación de las aguas

Notables avances en los trabajos de limpieza del Riachuelo llevados a cabo por ACUMAR

La Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) ha logrado importantes mejoras en la condición de las aguas.

La Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) viene realizando un importante trabajo de limpieza, descontaminación y recuperación en el humedal del riachuelo. Las tareas del organismo han logrado que, con persistencia y dedicación, el triste paisaje se fuera transformando en un espejo de agua por lo menos navegable.

ACUMAR es el organismo interjurisdiccional de derecho público creado por la Ley nacional 26.168 del Poder Ejecutivo Nacional, y adherido por las Legislaturas de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tiene a su cargo la ejecución del Plan Integral de Saneamiento Ambiental de la Cuenca del Río Matanza-Riachuelo.

Si bien es demasiado pronto para considerar que la zona está totalmente descontaminada, a simple vista los cambios son notables y dejan una buena impresión sobre lo que se podría llegar a futuro.

Si bien el Riachuelo está judicializado, debido a que la Justicia tuvo que intervenir y llamar la atención a las autoridades gubernamentales competentes para que pusieran un fin al estado de contaminación lamentable del lugar, desde el Gobierno porteño y desde ACUMAR se ofrecen paseos en lancha, durante los cuales se pueden apreciar los cambios en el hábitat.

Desde aquél fallo de la Corte Suprema que le ordenó a Nación, Ciudad y Provincia que sanearan la cuenca Matanza-Riachuelo, diferentes Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y funcionarios estatales trabajan con el foco puesto en recuperar el río y reactivar la navegación. A esta fecha, es factible, –aunque con autorización– navegar desde Vuelta de Rocha, (la costanera de Caminito, en La Boca) hacia el inicio del meandro del Riachuelo en las orillas que enfrentan a Pompeya, en la ciudad de Buenos Aires, y Lanús, en la provincia.

Conciencia ambiental en la industria

La Cooperativa Aceitera La Matanza se convirtió recientemente en la primera empresa recuperada del conurbano bonaerense en obtener la declaración de adecuación ambiental por parte ACUMAR, lo que significa que dejó de ser considerada un agente contaminante.

La aceitera está ubicada en Avenida San Martín al 5840, en La Tablada. La cooperativa emplea a más de 90 trabajadores, es una de las principales proveedoras de Molinos Cañuelas; una de las empresas líderes en producción de alimentos, y hasta tiene su propia línea de aceite que comercializa en el interior del país.

La Acumar había declarado a la empresa como agente contaminante en el año 2010, cuando todavía era propiedad de Agroindustrias Madero y no había quebrado ni dejado a sus trabajadores en la calle. Eso ocurrió el 14 de julio de 2016, pero un año después con mucho esfuerzo se constituyeron en cooperativa.

Sin embargo, las condiciones eran peores, por lo que la fábrica fue clausurada unas semanas a principios del 2018. Ya en 2019, con la llegada de la gestión de Martín Sabbatella al ACUMAR, los cooperativistas iniciaron un plan de adecuación que tuvo casi cuatro años de pruebas ambientales, de capacitaciones y refacciones, hasta que finalmente se hizo realidad.

De este modo, ACUMAR dio por cumplido el Plan de Adecuación presentado por la firma” y ordenó: “exclúyase del registro de Agentes Contaminantes al establecimiento”.

Proyección a futuro

A partir de la habilitación de la navegación en las aguas, se abre un nuevo panorama para el Riachuelo. Gabriel Lorenzo, director de Relaciones Institucionales de la Fundación X La Boca, se mostró optimista al respecto y dijo: “La navegabilidad es lo que va a reactivar la productividad en la zona”.

La entidad que representa Lorenzo fue creada en 2001 y acompaña proyectos para la reactivación integral de la Cuenca Matanza-Riachuelo, y su integración a los espacios urbanos.

“La navegación es un punto muy importante para la recuperación del Riachuelo, no solo desde lo ambiental, sino en lo productivo y cultural. El primer paso para pensar un turismo sustentable es lograr, como se lo está haciendo, que se pueda ingresar navegando con embarcaciones por este tramo. En adelante se podría hacer un circuito turístico para que la gente pueda ver la ciudad desde el agua”, añadió esperanzado Lorenzo.

El dirigente llamó a poner más énfasis en la importancia del Riachuelo: “Hay que tener una mirada integral del Riachuelo y que los porteños dejen de darle la espalda al río”. De acuerdo con el directivo de la fundación, no se puede pretender volver a la navegación histórica del Riachuelo cuando funcionaba a pleno el puerto, sino que la reactivación tiene que hacerse primero con dos actividades que considera muy importantes y plausibles: el remo deportivo y el turismo.

Con este panorama, si bien todavía falta mucho trabajo por realizar, el sueño de contar con un Riachuelo limpio y descontaminado, que sea una parte integral del paisaje y además un atractivo cultural, turístico y deportivo, no es una utopía inalcanzable.

Lectores: 489

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: