Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martín Vestiga y el diputado bonaerense que se apasiona por la doble vida

Tito Rosca, el peor enemigo de Martín Vestiga. (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

- Entonces querido Martín Vestiga, al comprobar su infidelidad, la mujer del tipo lo amenazó sin más opciones: o arreglaban “miti miti” la división de bienes, o la tipa se plantaba fuerte y exponía públicamente, y ante la Justicia, el listado de testaferros en los que él encubre su obscena fortuna.

- Estos gordos de la CGT, siempre chorros y putañeros…

Ya me dolía un poco la cabeza de fumarme el humo que desprendía el habano de Tito Rosca, nefasto y corrupto operador político, quien me había citado en la recova privada de un exclusivo “petit” hotel de Recoleta para pasarme información sensible y comprometedora sobre las finanzas del ministro de Turismo y Deporte de la Nación, Matías Lammens. Resuelta la faena, me dispuse a despedirme.

- Bueno Rosca, me rajó que aún tengo un viaje hasta La Plata.

- ¡No, pará! Hablando de chorros y putañeros, acabo de recordar algo de un ex “lilito” reconvertido en libertario.

- A ver, desembuchá rapidito mientras pago mi café y tus 2 whiskies.

Rastreo al mozo y, al llamarlo con un ademán, escucho esa característica risita de este nefasto personaje de los sótanos de la política vernácula.

- ¿De qué te reís?

- De lo que te voy a contar. Se trata del diputado bonaerense Guillermo Castello

- Sí, el marplatense. El impresentable que saltó de adlátere genuflexo de Elisa Carrió a las filas de Avanza Libertad para poder renovar, a través de José Luis Espert. Un indecoroso total.

- No, no es eso. Que de la noche a la mañana pasó de lame bombachas de “Lilita” a chupamedias de Espert, ya se sabe mi viejo - Me dijo mientras se rastreaba un moco con su pulgar derecho. ¡Asqueroso!

- …

- Este pibe, que la jugó de “progre” desde las filas de la Coalición Cívica ARI, luego defendió a destajo las políticas de endeudamiento y vaciamiento del Estado por parte de Cambiemos y ahora la juega de libertario, se viene de comer un garrón grande con su mujer. Viene no, se está comiendo.

- ¿Ah sí?

- Claro Vestiga. Si le pongo un manto de piedad a este travestido político, la verdad es que hizo lo que hacen la mayoría cuando agarran un pedacito de “derpo” y un buen billete. Resulta que su esposa, con quien tuvo familia, este verano le descubrió en su celular que el tipo bancaba a una (su) mina a través de un contrato de locación de servicios, como asesora. La de siempre: la amante bancada con un contrato del Estado.

- La típica, de manual.

- Sí, del “Manual del Alumno Bonaerense”. ¡Jajaja! El valor agregado que puedo sumarte es que la “asesora” es una chica muy bonita, a quien Castello mantiene desde los 18 años cuando él se inició como concejal de Mar del Plata. Al toparse con los chat en el celular, la ahora ex le inició una demanda por adulterio y el tipo no puede ver a su hija.

- Y está bien, a estos impunes de doble moral se les tiene que acabar la joda a través del Estado.

- Pero además “Tincho”, dicen que eran chats de alto contenido y desenfreno sexual. Según se comenta en los pasillos de la Legislatura, la parejita era de aporrearse en celo hasta en el despacho, no a la vista de todos… pero sí a oídos. Desenfreno total, de darse como animales eh…

No me sirven las palabras, gemir es mejor

Cuando el cuerpo no espera, lo que llaman amor

Más se pide y se vive…canción animal, caaanción animaaal

Lectores: 3571

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: