Interior del país
Matías Posadas

El político salteño al que no lo quiere nadie y hace campaña solo como vegano en asado

Sin respaldo local, a Matías Posadas no le quedó más opción que salir a recorrer algunos barrios solo.

El ex radical, ex urtubeycista, ex opositor, ex funcionario y ex diputado provincial, es uno de los rostros que más se detesta dentro de la política local debido a su capacidad innata para camuflarse con el poder de turno, y lograr seguir viviendo de la función pública para la que ya demostró no tener capacidad ni aptitud con cargos ejercidos durante los últimos años. Aun así, se las ingenia para, elección tras elección, lograr presentarse como candidato a algún puesto, aunque las urnas casi siempre le fueron bastante duras en cuanto a aceptación por parte de la gente.

Este año, sin cargo oficial de por medio, se dedicó a instalar un acercamiento con una de las figuras más fuertes e influyentes que tiene Juntos por el Cambio a nivel nacional, el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, despertando el malestar en las filas del PRO local y de todos sus aliados quienes decidieron borrarlo de un plumazo de cualquier posible coalición que pudiera integrar de cara a las elecciones del año que viene.

Sin respaldo local, a Posadas no le quedó más opción que salir a recorrer algunos barrios solo. Bueno, no en completa soledad ya que cuenta con el apoyo de su fotógrafa que es empleada ñoqui del sector que comandó hasta hace un año; y la hermana influencer de poca monta de ésta última. Mediante las típicas reuniones en espacios sociales como comedores, merenderos o, ahora también, bibliotecas populares, Matías Posadas escucha los reclamos de la gente con promesas vacías de gestionar algún tipo de solución a distintas problemáticas. Si bien no manifiesta que lo hará si es que logra acceder a un cargo, lo cual está bastante complicado, tampoco hace lo mínimo para llevar las inquietudes a los lugares donde deben dar respuestas.

Cabe remarcar también que, en caso de decidir participar a nivel provincial en los próximos comicios, Matías tiene la potestad de hacerlo tranquilamente ya que es presidente de su propio partido, el Frente Plural, con una estructura (débil, pero estructura, al fin y al cabo) en todo el territorio provincial. Por este motivo, el desplante que le hicieron Inés Liendo, Sofía Sierra, Carlos Zapata, Martín Grande y José Gauffín, artífices del PRO y Ahora Patria que junto a la UCR conformaron JXC+, no le afecta demasiado; aunque las intenciones del "eterno perdedor" serían jugar dentro del frente para restarle volumen de votos a los opositores y tal vez, solo tal vez, lograr arrebatarle algún puesto.

A nivel nacional habrá que ver si el PRO impone que pueda participar debido a su pseudo acercamiento con Larreta. Esto no lo descartan los referentes salteños que siguen mirando con recelo el compartir espacio con alguien tan camaleónico como Matías, al que cualquier jefe le sienta bien. Pasó con Juan Manuel Urtubey, con Gustavo Sáenz y ahora con Horacio Rodríguez Larreta. Eso sí, las urnas siempre hablan por sí solas.

Lectores: 1107

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: