El columnista invitado
Innovadores Disruptivos

Adictos a las redes sociales, ¿una nueva epidemia?

Alejandro Lanuque, doctor en Psicología Social y posdoctor en Psicología, autor del libro “Innovadores Disruptivos”.

Por Alejandro Lanuque, doctor en Psicología Social y posdoctor en Psicología, autor del libro “Innovadores Disruptivos”

El abuso de las nuevas tecnologías relacionadas con Internet genera la posibilidad de volverse adicto a las redes. Además, plantea el interrogante de si el uso de Internet podría desarrollar otras adicciones psicológicas.

Lo que es sabido, es que a mayor frecuencia de uso, mayor probabilidad de desarrollar una adicción a futuro. Los usuarios que realizan un uso muy frecuente de Internet presentan las siguientes características psicosociales: tendencia a la introversión, incapacidad para relacionarse con los demás, relaciones sociales incómodas y búsqueda de refuerzos sociales sin necesidad de tener contacto real.

Las redes sociales en sí mismas no representan un problema y brindan una cantidad de beneficios potenciales para los usuarios moderados. Pero lo que puede generar una conducta de adicción a ellas no es el patrón de conducta, sino la relación que la persona establece con esa conducta.

Los síntomas que marcan la diferencia entre uso y abuso de las redes sociales son:

• Tiempo de conexión alto, que reduce las horas de sueño y acorta el dedicado a obligaciones.

• Dejar de estar conectado por medio de otras actividades o vínculos, es decir, no vincularse personalmente con familiares, amigos o conocidos.

• Obsesionarse con estar conectado.

• Mentir acerca del tiempo real que se está conectado para evitar ser criticado por abusar de la frecuencia y el tiempo que pasan usando la red.

• Tratar sin éxito de conectarse por menos tiempo.

• Bajar el rendimiento laboral y académico.

• Sentir alegría en forma anormal solo por el hecho de estar conectado.

Existen factores de riesgo relacionados con el abuso de las redes sociales que se pueden agrupar en: vulnerabilidad psicológica, estrés, familias disfuncionales y presión social. El uso desmesurado que aumenta el riesgo de adicción a las redes sociales virtuales también se asocia a variables de personalidad tales como:

• Personalidad narcisista

• Extroversión, neuroticismo y deseo de vivir nuevas experiencias

• Aburrimiento y búsqueda de soledad

• Asociación entre un grado de extroversión alto y un bajo compromiso

• Extroversión para mejorar las relaciones e introversión para amortiguar la falta de relaciones

• Ansiedad alta, estados depresivos y falta de habilidades sociales.

Redes sociales en Argentina

En Argentina, el único medio que comparten todas las generaciones es WhatsApp.

• Los Babyboomers y la Generación X prefieren Facebook.

• Los Millennials o Generación Y los Centennials o Generación Z prefieren Instagram o Twitter.

Redes sociales por generación

Estas tendencias no solo están condicionadas según el grupo etario al que se pertenece sino también según el nivel socioeconómico. El uso de Twitter y LinkedIn se incrementa cuando crece la variable edad, lo cual tiene coherencia por las características red social profesional que ambas presentan. Con Facebook ocurre a la inversa: su uso tiende a crecer cuando el nivel socioeconómico disminuye.

Cómo liderar en las redes sociales

Años atrás, el término “líder” se adjudicaba a personajes políticos, a celebridades del cine y la televisión, a empresarios reconocidos o a deportistas exitosos. Pero hoy en día, las redes sociales han favorecido el surgimiento de nuevos líderes ya que cambió el concepto de liderazgo. Personas que tradicionalmente tenían un bajo perfil, ahora pueden darse a conocer a través de distintas plataformas como Twitter, Facebook, Vine, YouTube, TikTok, Twitch y otras, donde pueden destacarse, incluirse en conversaciones o iniciar. Como afirma Rodríguez Labastida, las redes sociales estimulan los deseos de convertirse en una persona pública y están permitiendo el surgimiento de líderes naturales.

A partir de la aparición de la tecnología y de la globalización, el antiguo concepto de liderazgo comenzó a perder fuerza, ya que hoy las personas no están dispuestas a aceptar a cualquier líder. El ciudadano actual está mucho más informado, por lo que los liderazgos tradicionales, que basaban su credibilidad en la falta de información, ahora ya no son creíbles ni respetados. Actualmente, las personas ya no se dejan impresionar por los líderes que tienen una mayor posición en los medios. Por el contrario, el liderazgo que satura a la sociedad y a los medios pierde interés.

El liderazgo en tiempos de redes sociales se gana con creatividad, con un discurso que aporte valor y sentido a los demás. Es por esto que las redes sociales permitieron el surgimiento del liderazgo de personas desconocidas, las cuales construyeron una identidad pública desde la misión que tienen en la sociedad, a partir de su pensamiento y congruencia.

Las redes sociales propiciaron que quienes estén en ellas tengan una vida pública, a la vista de todos, cuya credibilidad puede desaparecer por un error, de un momento a otro. En este sentido, según Rodríguez Labastida, quien quiera desarrollar un liderazgo público tiene que comportarse como si estuviera en una caja de cristal y lograr tener seguidores de verdad, que lo siguen por sus logros, por sus actividades y con quienes, incluso, puede impulsar una causa o misión significativa.

En las redes, los usuarios encuentran a los líderes que se ajustan a sus propias expectativas y comienzan a seguirlos e interactuar con ellos. Es distinto el caso de las organizaciones. La mayoría de ellas sigue saturando con su imagen los espacios públicos, la televisión, la radio e incluso internet. Solo algunas han comprendido que deben utilizar las redes como una forma de acercarse a las personas.

En las grandes corporaciones no se ha desarrollado aún la figura del nuevo líder, que les permitiría mostrarse y volverse más competitivas y creíbles. Cuando lo tengan, ese nuevo líder tendrá el rostro humano que genera confianza y calidez, y que rompe con el anonimato tradicional. Un liderazgo fuerte es esencial para volver competitivas a las organizaciones en el contexto agresivo en el que la sociedad, el mercado y los consumidores exigen que las empresas tengan un rostro humano.

Sugerencias

Para poder consolidar su liderazgo aprovechando las ventajas que aportan las redes sociales, considere los siguientes puntos:

• Interactúe y siga a influencers de la industria

Muchos líderes organizacionales ya están presentes en las distintas plataformas de redes sociales. Identifíquelos y síganlos para empezar a contactarse. Posteriormente, léalos para profundizar en su contenido, hecho que facilitará la retroalimentación que se da por medio de la interacción directa en redes sociales. Esto será de gran ayuda para entablar relaciones con ellos.

• Reutilice el contenido

Compartir contenido propio relevante, como el utilizado para una presentación, puede ser muy favorable para destacarse frente a la audiencia. En lo posible, no limite la información a un grupo reducido, busque formas de reutilizar y distribuir todo ese contenido, por distintos canales.

• Comparta contenido de terceros

No comparta en las redes únicamente contenidos elaborados por usted o su organización. Si busca consolidar su liderazgo, ábrase a la posibilidad de destacar opiniones de terceros. Esto sirve para impulsar aspectos como la lealtad y para mejorar la calidad de los contenidos.

• Conecte con las personas

En las redes no es posible imponerse, ya que no se está dirigiendo a una sola persona sino a una comunidad para la cual usted debe convertirse en un elemento de valor. Por esto, es fundamental que interactúe regularmente con la audiencia propia y no solo con los líderes e influencers.

Lectores: 891

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: