Economía y Empresas
En la cuerda floja

Guzmán se cocina a fuego lento: sin dólares ni crecimiento, pone restricciones al dólar y reza por un milagro

Martín Guzmán a la deriva: liquida lo que venga y defiende como granadero los pocos dólares de reserva. (Dibujo: NOVA)

El ministro de Economía, Martín Guzmán, advirtió que el país tiene "una situación de necesidad de acumular más reservas, desarrollar el mercado de deuda pública en pesos y consolidar la política macroeconómica" y confirmó que el Banco Central lanzó instrumentos para controlar la salida de los dólares.

A pesar de la intervención oficial para sostener los precios, también los bonos locales se mantuvieron a la baja y todas las dudas se concentran ahora en la nueva licitación del martes con la que Finanzas buscará los fondos para cubrir vencimientos por unos 235.000 millones de pesos. Hasta la semana pasada, la cifra era de más del doble pero la operación de canje destinada a que el Banco Central y otros organismos públicos pudieran descargar los que había comprado para amortiguar la caída de precios, descomprimió en parte la presión vendedora.

“Buscamos una priorización del uso de las divisas”, definió el ministro de Economía. "Hoy el BCRA lo que está haciendo es adaptando ciertos aspectos de la política de administración del comercio exterior", completó. De esta manera, Guzmán opta por flexibilizar la normativa para el acceso inmediato a divisas para las pymes hasta el 105 por ciento del valor que importaron el año pasado.

Además, se actualizó la lista de bienes suntuarios y la normativa para el acceso a divisas para importación de bienes de capital y servicios. La lógica es una priorización del uso de las divisas para fortalecer la acumulación de reservas y aquello que no es prioritario. Esto más que control de importaciones es ver a quién se le da acceso directo.

Por otro lado, tras desembolsar una cifra que se estima en 2.000 millones de dólares en junio y similar en julio para pagar el gas importado, en el Central se ilusionan con que en agosto disminuya la presión y ya en septiembre, el rubro no tenga peso considerable. Claro que, para esa época, aunque caiga la demanda, caerá también el flujo de dólares. A menos que el Gobierno alimente otra ilusión más: la del campo liquidando en ese momento los granos que está reteniendo.

Lectores: 637

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: