Información General
La pandemia no se fue

Se pinta de celeste y blanco: hay factores que podrían contribuir a una nueva ola de Covid

El virus más argento que nunca, el Covid-19 no se quiere ir y las variantes se multiplican y se afianzan en el país. (Dibujo: NOVA)

Desde que fue descubierta a fines del año pasado en Sudáfrica, la variante ómicron del virus que causa el Covid-19 ha desarrollado diferentes subvariantes como las BA.2, apodada “la sigilosa”, y las nuevas BA.4 y BA.5 que se están propagando rápidamente y elevando los casos positivos en muchos lugares del mundo.

Pero eso no es todo: una investigación de la Escuela de Medicina de Harvard, publicada la semana pasada en The New England Journal of Medicine, demostró que estos dos subtipos de ómicron “escapan sustancialmente a los anticuerpos inducidos tanto por la vacunación como por la infección de Covid-19″.

Expertos expresaron su preocupación porqué esta capacidad de evadir a los anticuerpos y los esquemas de vacunación incompletos podrían ayudar al desarrollo de otra ola de Covid en el país.

Así lo sostuvo Jorge Geffner, profesor titular de la Cátedra de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA): “Las características de las nuevas variantes, por ejemplo BA.4 que tiene mayor capacidad de evasión a la respuesta inmune, y los esquemas de vacunación incompletos pueden contribuir a una nueva ola, tal como se observa en varios países del mundo, como Israel y otros tantos”.

Por su parte, el infectólogo Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, explicó que los individuos con dos dosis no están adecuadamente protegidos para la variante ómicron y todos sus sublinajes, por lo cual las cepas siguen circulando con el riesgo de que aparezca una nueva mutación que pueda desencadenar otra ola de la enfermedad. En el país, menos del 60 por ciento de la población recibió la dosis adicional o de refuerzo.

Con respecto al mencionado estudio, López aclaró que lo que dice la investigación es que la eficacia de la vacuna disminuye en esos subtipos del coronavirus SARS-CoV-2, pero que no la pierde por completo.

“Ómicron BA.1 ya tenía una fuerte tendencia al escape. BA.4 y BA.5 tienen aún mayor tendencia, pero eso no quiere decir que las vacunas no protejan. Por ahí implica que la actividad protectora va a bajar de forma más aguda y vamos a necesitar refuerzos más próximos. No sabemos si esa mayor capacidad de evasión hoy por hoy se traduce en cuadros más severos, no parecería ser el caso porque están aumentando muy poco las hospitalizaciones”, amplió Geffner, quien además afirmó que actualmente se ven olas periódicas de Covid-19 en todo el mundo.

“Ahora estamos de vuelta en una curva ascendente liderada en Europa y en Israel por las variantes BA.4 y BA.5 de ómicron, que todavía no llegaron a la Argentina, donde la subvariante dominante sigue siendo BA.2″, comentó Geffner.

Según las estadísticas divulgadas por el gobierno de Israel, 11.438 personas dieron positivo de Covid-19 en la última jornada, lo que estaría disparando la sexta ola en ese país.

De acuerdo con López, la posibilidad de atravesar una nueva ola siempre existe. “Por ahora el número de casos es bajo en la Argentina, pero hay que estar atentos porque la falta de terceras dosis puede ser un tema importante, sobre todo atado a la propagación de las subvariantes de ómicron”, dijo.

La necesidad de terceras y cuartas dosis

Más allá de las dudas con respecto a la fiabilidad del número total de casos positivos, los expertos coinciden en la vital importancia de la vacunación para afrontar las posibles próximas olas de Covid-19.

Según comentaron López y Geffner, los laboratorios Pfizer y Moderna estarían desarrollando vacunas específicas para combatir las subvariantes de ómicrom, pero hasta tanto no estén disponibles es fundamental que la población se aplique las terceras y cuartas dosis existentes.

“Se sabe que las vacunas tienen menor eficacia en algunos subtipos de ómicron. Por eso uno tiene que vacunarse de forma más seguida. Para estar adecuadamente inmunizado hay que tener aplicadas las tres dosis y todavía tenemos cerca de 17 millones de personas que no tienen la tercera. Si uno tiene la enfermedad, aunque sea de curso leve, no terminamos nunca de parar el virus”, describió López.

Geffner precisó: “Si bien no están claros los esquemas de vacunación futuros, sabemos que las terceras y cuartas dosis son necesarias. En la Argentina tenemos un 82 por ciento de la gente vacunada con las primeras dos dosis, pero estamos en menos del 60 por ciento de aplicación de la tercera”.

Explicó además que todas las vacunas son efectivas para defendernos contra cuadros severos de la enfermedad y generalmente impiden la llegada del virus a los pulmones, aunque no son tan eficaces en su defensa contra la infección leve que afecta nariz, boca y garganta y contagia a otras personas.

En ese sentido, el profesor de la UBA alertó a los pacientes con condiciones de riesgo. “Con el nivel de circulación actual, hoy la recomendación para las personas con comorbilidades sería salir poco, abrigarse, ventilar y usar barbijo”, finalizó.

Lectores: 302

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: