Realeza y Jet Set
Tras el reencuentro por el Jubileo de la Reina

¡Más lejos de los Windsor! El príncipe Harry retomó su vida social en Estados Unidos

El príncipe Harry se mostró nuevamente en California tras su asistencia al Jubileo de su abuela, la Reina Isabel II.

Tan sólo quince días después de su viaje a Reino Unido, el duque de Sussex se ha dejado ver en California comprometido con uno de los deportes más tradicionales de Inglaterra: el polo. Tras presentar a su segunda hija Lilibet a los Windsor y celebrar íntimamente y en familia su primer cumpleaños, el príncipe Harry y Megan Merkle han vuelto rápidamente a Estados Unidos para reanudar su vida allí. El hijo menor de Diana de Gales participa en el torneo que se está celebrando en Santa Bárbara, con el apoyo de su mujer.

El camino alternativo que el príncipe Harry, -hijo pequeño del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales- y la estadounidense Meghan Markle emprendieron en 2020 rompiendo con Windsor ha dejado una brecha abierta en la familia de difícil solución. Isabel II ha perfilado detalle a detalle el futuro de la monarquía inglesa durante la celebración de los setenta años de su reinado y en todo momento, la pareja ha quedado en un segundo plano. Los hijos de Diana de Gales se enfrentan a futuros muy diferentes, su relación no pude seguir igual y así lo han dado a entender paso tras paso durante este memorable Jubileo Platino. Un reencuentro ante las cámaras de las dos diferentes familias que han formado se antoja difícil.

Isabel II ha explicado durante su jubileo de Platino, con todo tipo de gestos y detalles cómo se puede esperar que sea el relevo generacional en la casa británica. Consciente de las dificultades que entraña su sucesión, tanto por su gran peso institucional como por el fuerte apoyo popular del que goza, la Reina de Inglaterra quiere dejarlo todo bien atado y ha zanjado durante esta gran celebración todos los asuntos espinosos que rodeaban a la casa real inglesa. Isabel II ha apoyado a su hijo el príncipe Carlos como heredero, junto a la duquesa de Cornualles como consorte y les ha dado un papel fundamental a los duques de Cambridge y a sus tres hijos, que claramente piden paso.

Sin embargo, ni una foto ha trascendido de sus encuentros con los duques de Sussex, todos ellos íntimos y privados. Tan sólo en el Saludo a la Bandera (Trooping the Colour) y la misa de acción de gracias pudimos verlos junto a la familia real, allí con gestos y sonrisas, demostraron que la relación era buena y el reencuentro muy deseado, pero también allí estuvieron oficialmente en un segundo plano.

Aunque la expectativa por su llegada era máxima, los duques de Sussex han ocupado un perfil muy bajo durante todo el Jubileo de Platino, dejándonos claro que, aunque no tienen intención de recuperar el protagonismo que tenían antes, su relación con la Reina es buena. Felices en su casa de Santa Bárbara, en las inmediaciones de la exclusiva zona de El Montecito, donde conviven con personalidades como Oprah Winfrey o Ellen Degeneres, la pareja tiene otros planes de vida lejos de los Windsor para ellos y sus pequeños.

En su primer viaje a Europa, el Príncipe Harry ya adelantaba alguna pista de todo lo que ahora tras estos cuatro días de festividades ha quedado confirmado.

Ya entonces visitó por sorpresa a su abuela, la verdaderamente intocable para él, contra la que nunca ha vertido ningún tipo de acusación y allanó el camino para la presentación de su segunda hija a la familia aprovechando la ausencia de su hermano. El príncipe Harry dejó entonces claro su compromiso con los Juegos Invictus, que el mismo fundó, pero además de los compromisos solidarios que han emprendido con la Fundación Archewell desde que tomaron la decisión de dejar Reino Unido en 2020, el negocio audiovisual sigue siendo una prioridad para la pareja, que quiere ser independiente en Estados Unidos.

La relación entre los duques de Cambridge y los de Sussex se ha convertido ante los ojos del público en un constante 'cuando tú vas, yo vengo', un elegante distanciamiento que sólo permite hablar de cordialidad, que invita a pensar que la brecha entre ambas parejas sigue abierta o incluso podría haberse agrandado.

El nieto de Isabel II aprendió de niño a jugar al polo en Reino Unido junto a su hermano el príncipe Guillermo, desde entonces no ha dejado de practicarlo, el deporte es otro de sus grandes compromisos, en eso nada ha cambiado. Tras marcharse a Estados Unidos fichó dentro del equipo de polo de Los Padres, un club que dirige su amigo Nacho Figueras, con el podemos verlo habitualmente jugar. A comienzos de año comunicó que pretendía jugar toda la temporada, anunció sólo un receso para viajar a Reino Unido con motivo del Jubileo de Platino y ahora ha regresado a la competición. Que mejor refugio que el deporte al aire libre tras el ajetreo de la intensa celebración.

Lectores: 502

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: