Economía y Empresas
Gobierno sin rumbo

Peligra el acuerdo con el FMI: el déficit primario se disparó al 3,3 por ciento en mayo

El ministro de Economía, Martín Guzmán, junto con el presidente de la Nación, Alberto Fernández. (Dibujo: NOVA).

Las finanzas del Sector Público Nacional volvieron a sufrir un deterioro notable en el mes de mayo. El Gobierno abandonó cualquier moderación y los desequilibrios financieros amenazan con violar las restricciones acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El resultado primario registró un saldo negativo por 162.411,7 millones de pesos en el mes de mayo pero, sin tener en cuenta la “contabilidad creativa” de la cuál abusa el Gobierno, el déficit primario alcanzó los 191.528 millones de pesos en el mes.

Solamente en lo que va del 2022, y nuevamente sin tener en consideración la calibración contable arbitraria del oficialismo, el déficit primario acumulado alcanzó el 0,9 por ciento del PBI, una cifra superior a la registrada en el mismo período de 2021.

El déficit primario acumulado de 12 meses llegó al 3,3 por ciento del PBI en mayo, el desequilibrio más grande desde el mismo mes del año pasado. Los desequilibrios aumentaron casi sin interrupción desde el tercer trimestre de 2021: el déficit primario aumentó un 0,82 por ciento del PBI entre septiembre de 2021 y mayo de 2022, sin la más mínima señal de disciplina fiscal.

El déficit financiero de mayo llegó a representar un monto por 242.432,5 millones de pesos, considerando los intereses de deuda pública por una suma de 80.020,8 millones de pesos. De esta manera, el desequilibrio acumulado de 12 meses aumentó al 4,84 por ciento del PBI en mayo.

La falta de disciplina fiscal fue explicada por un brutal aumento del 88,6 por ciento interanual sobre el gasto corriente, cuando la inflación interanual de mayo representó el 60,7 por ciento. Dentro de esta partida presupuestaria la presencia de los bonos de 18 mil pesos lanzados por el Gobierno frente al dato de inflación récord en el mes de marzo.

Las medidas para combatir los efectos de la inflación y “reforzar ingresos” alimentaron, a su vez, las causas por las cuáles se produjo el drástico aumento inflacionario: los mayores desequilibrios fiscales debieron ser financiados con una mayor asistencia del Banco Central.

Los subsidios energéticos totalizaron los 50.017 millones de pesos en el mes de mayo, y marcaron un aumento del 60 por ciento interanual, en línea con el nivel de inflación. Si la factura por subsidios sigue aumentando al mismo ritmo que la inflación, el Gobierno no producirá ningún ajuste en términos reales.

Los fatídicos datos fiscales presentados para el mes de mayo amenazan con desarticular la piedra angular del acuerdo con el FMI, que se constituye por las metas fiscales trimestrales. El propio informe del Ministerio de Economía destaca que no se producirán cambios en la meta fiscal para fin de año, en torno al 2,5 por ciento del PBI.

“A la luz de dispuesto por el Decreto de Necesidad y Urgencia número 331/2022 que actualizó el Presupuesto Vigente de la Administración Pública Nacional, el Poder Ejecutivo Nacional instrumentará a partir del mes de junio, las acciones y gestiones necesarias para alcanzar el déficit fiscal primario anual de 2,5 por ciento del PBI para el Sector Público Nacional previsto en su Programa Económico”, reza el comunicado del Ministerio de Economía.

Lectores: 469

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: