Judiciales y Policiales
Etapa de definiciones

Alto vuelo: la Justicia es más seria que el Jefe de la AFI y apunta a que los iraníes son espías y no "instructores"

La Justicia reúne evidencias y todo apuntaría que a los iraníes serán imputados por espionaje, mucho más serio que la versión del jefe de la AFI, Agustín Rossi, que dijo que son instructores de vuelo. (Dibujo: NOVA)

En la etapa de definiciones sobre la situación de la tripulación del sospechoso avión venezolano retenido en Buenos Aires, la Justicia reúne evidencia para avanzar en la hipótesis de que al menos los iraníes vinieron para realizar trabajos de inteligencia, lo que podría derivar en una imputación concreta por presunto espionaje.

Con la causa en secreto del sumario y sin que ninguna fuente oficial confirme las presunciones, el juez Federico Villena y la fiscal Cecilia Incardona se encaminan a darle al caso un encuadre que podría determinar que al menos alguno de los cinco iraníes que viajaban en el avión queden detenidos y sean imputados por actividades que pongan en peligro la seguridad nacional.

“La causa está más cerca de redondear una imputación que de disponer la libertad sin ninguna otra medida”, confirmó una fuente de la investigación, que habló solo en términos de formular hipótesis ya que la decisión está en manos del juez y la fiscal que, con celo, se mantienen herméticos.

Los indicios que pueden precipitar esta decisión son varios. Van desde la cantidad de tripulantes, como sus antecedentes y las explicaciones poco convincentes sobre sus actividades. Los investigadores se basan en que había 19 personas en un avión de carga, algo inusual. Los iraníes explicaron que estaban adiestrando a los venezolanos, en sintonía con la hipótesis que lanzó el jefe de Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi. Esta hipótesis no resultaría convincente para los investigadores.

Otro indicio está dado por los antecedentes de los iraníes, ya que uno de ellos, el piloto Gholamreza Ghasemi, es sospechado de ser un integrante de la Guardia Revolucionaria Islámica, Fuerza Quds. De hecho, Israel, en un comunicado de su embajada en Buenos Aires, dijo que en el avión viajaba “un grupo de funcionarios iraníes, entre los que se encontraba un alto ejecutivo de la empresa aérea persa Qeshm Fars Air”.

Y agregó: “El Estado de Israel está particularmente preocupado por la actividad de las compañías aéreas iraníes Mahan Air y Qeshm Fars Air en América Latina, empresas que se dedican al tráfico de armamento y al traslado de personas y equipos que operan para la Fuerza Quds, las cuales están sancionadas por Estados Unidos por estar involucradas en actividades terroristas”.

Esto dijo Israel en público, en consonancia con los informes que sus agencias aportaron a la investigación judicial.

Las autoridades judiciales pidieron informes oficiales a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Migraciones, la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), y organismos de inteligencia y de seguridad, nacionales y extranjeros. Se busca certificar el derrotero del avión de Emtrasur, antes de llegar a la Argentina; también la historia de la aeronave y certificar que hubiera una notificación de la Oficina de control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro norteamericano que impedía negociar con la compañía. De hecho hay dos sanciones en vigor.

Lectores: 322

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: