Sexo y erotismo
Sin ganas

Falta de deseo: causas y consejos para recuperar la plenitud en la cama

La falta de apetito sexual, una problemática más frecuente de lo que se cree.

La falta de deseo sexual es motivo de consulta cada vez más frecuente en los consultorios psicológicos, y preocupa tanto a hombres como mujeres, ya que afecta sensiblemente el bienestar de la pareja.

Según expone la especialista Alessandra Rampolla, el deseo sexual inhibido o hipoactivo es el bajo nivel de apetencia e interés a partir de la dificultad para iniciar o responder a la iniciativa de la actividad sexual en la pareja. Esta condición puede ser primaria (cuando la persona a lo largo de su vida nunca ha sentido mucho interés o deseo sexual) o secundaria (cuando antes tenía deseo sexual, pero ya no lo tiene).

¿Por qué disminuye el deseo? Al igual que con otras dificultades sexuales, el origen de este problema puede ser tanto orgánico como psicológico.

Factores físicos

-Desbalances hormonales: pueden afectar a la mujer, aún antes de la menopausia.

-Embarazo: después del embarazo, también puede haber cambios en el apetito sexual, particularmente durante el período de lactancia.

-Problemas de tiroides.

-Drogas y/o alcohol: producen un efecto nocivo que usados frecuentemente, u ocasionalmente en grandes cantidades, son inhibidores de deseo sexual.

-Fármacos: medicamentos para la depresión, la ansiedad, y el colesterol (los fibratos) así como los betabloqueantes, anihipertensivos, y los diuréticos, entre otros. La verdad es que no todos los médicos, por variadas razones, les avisan a sus pacientes sobre posibles consecuencias sexuales que un medicamento podría tener, así que es recomendable preguntar.

Factores psicológicos

-Enseñanzas sobre la sexualidad negativa y moralistas.

-Miedo a perder el control: muchas mujeres temen a las consecuencias de disfrutar plenamente de su sexualidad.

-Miedo al embarazo: el no estar utilizando un método anticonceptivo seguro y confiable resulta para muchas en incomodidad y ansiedad.

-Preocupaciones por la imagen corporal o incomodidad con tu figura o aspecto físico.

-Falta de atracción de su pareja por diversos factores (falta de higiene, mal aliento o desprolijidad).

-Sentimientos de vulnerabilidad emocional.

-Depresión: mientras algunos antidepresivos disminuyen la líbido, el cuadro depresivo en sí mismo también reduce el interés sexual.

-Cambios en el estilo de vida (matrimonio, nuevo trabajo, mudanzas, hijos).

-Conflictos matrimoniales: si la relación sentimental no está funcionando bien fuera de la cama, tampoco podrá funcionar bien en la intimidad.

-Reacciones o experiencias desagradables durante el sexo.

¿Cómo recuperar apetito sexual?

Lo primero es comenzar reconociendo que existe un problema y que queremos dejarlo atrás, y no restarle importancia al impacto negativo que puede tener en tu relación de pareja.

Es un problema muy manejable cuando se trabaja de la mano de un sexólogo o psicólogo clínico que se especialice en el área de la sexualidad.

Lectores: 1332

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: