Política
Discurso violento en Lanús

El "fuego amigo" lo está incinerando al Presidente: otra vez Máximo le mandó un mensaje contundente

Máximo Kirchner volvió a cargar contra el Presidente y le dijo: "Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer". (Dibujo: NOVA)

Los siete días de silencio de Cristina Fernández, Máximo Kirchner y de toda la cúpula de La Cámpora después del acto de la vicepresidenta en Chaco y las declaraciones de Alberto Fernández en España, alimentaron la interna oficialista y, como nunca, la expectativa por la reaparición del ex presidente de bloque de diputados del Frente de Todos, en Lanús.

El jefe de La Cámpora tardó apenas 5 minutos en aludir al Presidente, a quien no mencionó. "Nuestro pueblo se conduce obedeciendo. Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer. Y el pueblo manda. Para saber conducir hay que haber sido conducido (...) Lo que me preocupa como peronista, como militante es que la sociedad no se involucre en su destino y cuando los dirigentes pretenden surfear esa ola más que romperla, porque sino la ola se hace más grande", sentenció entre aplausos.

Un rato después fue lapidario. "Los dirigentes que dicen que quieren representar a las mayorías se la tienen que bancar de pecho. 'No podemos por esto o por lo otro', dicen. Basta de esa dirigencia, los argentinos no las queremos", advirtió sin necesidad de aclarar a quién se refería.

Kirchner cargó contra la administración de Mauricio Macri y el FMI, cuyos efectos -anticipó- se sentirán en el país mucho tiempo más.

La excusa formal en los papeles, la presentación del Consejo del PJ distritos, no justificaba la presencia de más de 2 militantes en el Club Podestá, si no fuera porque cada vez que el hijo de la vicepresidenta y presidente del PJ bonaerense utiliza esos escenarios es para marcarle la cancha a la Casa Rosada.

Lectores: 1222

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: