Panorama Político Nacional
Una oposición más que partida

Juntos entre las pretensiones de Mauricio Macri y el temor del avance de Javier Milei

El ex presidente Mauricio Macri con su afán de volver al Sillón de Rivadavia y el economista devenido en legislador nacional, son protagonistas de la caída plena del espacio principal de la oposición. (Dibujo: NOVA)

En Argentina la velocidad de los cambios no sorprende a nadie, aunque a cualquier observador externo posiblemente le provocarían taquicardia. Con lo cual, una lectura de la política, o bien cualquier premonición, es adaptable a la vorágine que suscita en el microclima.

El fin de semana pasado, 3 referentes de la Unión Cívica Radical (UCR) salieron a marcarle la cancha a Propuesta Republicana (PRO). Entonado por los resultados de las elecciones del año pasado y de los excelentes desempeños en los comicios universitarios de este año, el radicalismo salió a plantear sus demandas de liderazgo dentro de Juntos.

Asimismo, el primero en hablar fue el gobernador jujeño Gerardo Morales, quien afirmó que “no es que el pueblo se equivocó cuando nos votó en contra (en 2019). Había razones para hacerlo”. Un dardo dirigido directamente a la pésima gestión de Mauricio Macri y a la exclusión del radicalismo de lugares ejecutivos durante su Gobierno.

Por su parte, Martín Lousteau avisó: “Trabajamos para poner un jefe de Gobierno, gobernadores y un Presidente radical”. Claro está, que pretende para sí mismo la jefatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y hasta de pensarlo, quizás una interna en donde supongan un peso muy determinante.

Durante el domingo, el diputado nacional Facundo Manes declaró: “Necesitamos liderazgos que unan, no lo logró el anterior Presidente (Mauricio Macri), no lo logró este. Necesitamos ir hacia el futuro y mirar hacia adelante”.

Mientras que la UCR avisaba que estaba dispuesta a dar combate a fondo, la titular del PRO y ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, insistía en que no se baja de su pretensión presidencial y que candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires no será.

Pero sólo un día después, el lunes en su programa Odisea, Carlos Pagni, un periodista muy informado del Círculo Rojo, anunció que Mauricio Macri ya había decidido lanzar su candidatura presidencial para 2023. El canal utilizado (La Nación, cuyo paquete accionario mayoritario se atribuye al ex Presidente), no dejaba dudas sobre esta determinación.

“Por supuesto que mirará después las encuestas, verá si en la pileta hay agua, todo es provisorio en este tipo de materia. Pero hoy Mauricio Macri decidió postularse como candidato a Presidente”, anunció Pagni

Y agregó que la determinación estaría tan confirmada que “hay empresas donde ya recibieron visitas para empezar a recaudar fondos para la campaña de Mauricio Macri. Estamos hablando de palabras mayores, es decir, dinero”.

El temor que genera en el PRO el avance incontenible de Javier Milei justificó el adelanto de la definición del ex Presidente sobre su candidatura. También los radicales se habían envalentonado. Por eso “El Jefe” decidió adelantar su decisión: si él juega, los otros candidatos amarillos deberán deponer sus aspiraciones.

Los días sucesivos transcurrieron en medio de revuelos y conmociones internas dentro de Juntos por la novedad. El miércoles, en la reunión de la Mesa Nacional de la coalición opositora volaron los dardos en un principio, pero luego hubo fumata blanca. Del lado del PRO se aceptaron las explicaciones de Gerardo Morales, negando el acuerdo con Sergio Massa que le atribuyó Clarín, más por necesidad de mantener la unidad que por convicción.

El presidente de la UCR aseguró que fue víctima de “una operación de envergadura” y destacar que “este nivel de mentira atenta contra los valores democráticos de defensa de la verdad”. No lo dijeron, pero a partir de ahora seguirán con lupa cada uno de sus movimientos. “No se puede confiar en Sergio Massa”, disparó Macri, cerrando el tema.

Del lado de la UCR y la Coalición Cívica ARI se sorprendieron ante las certezas que dio Mauricio Macri al descartar cualquier clase de negociación para incorporar a Javier Milei. “¿Por qué vamos a hablar sobre un acuerdo con Milei si él no tiene interés en sumarse y nosotros tampoco queremos sumarlo?”, se sentenció.

Gerardo Morales, Horacio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió habían acordado exigirle a los “Halcones” del PRO que desactivaran cualquier clase de acuerdo electoral con el diputado de La Libertad Avanza. No hizo falta. Ni Macri, mucho menos Bullrich, defendieron esa posibilidad, a sabiendas de que haría estallar a la coalición.

Por eso recordaron las palabras del ex Presidente pronunciadas hace 7 meses: “Javier Milei es una versión mucho más extrema, que roza el anarquismo, con la que no me siento identificado”. Pero la reunión dejo muy en claro que en Juntos todos los temores y alarmas provienen del lado de quien lidera La Libertad Avanza.

A punto tal que se decidió emitir un comunicado que lo agrede frontalmente: “Hay actores de la vida política que buscan el quiebre de Juntos. Entre ellos Javier Milei, que no forma parte de la coalición e intenta quebrar nuestra unidad siendo funcional al oficialismo”. En la reunión asimismo se aprobó un manual de convivencia, en el que se especifica que “para la ampliación de JxC deberá haber unanimidad de los partidos que conforman la alianza”.

Los radicales no quieren saber nada con Milei. En el PRO le temen. El comunicado concluye con un nuevo ataque al economista libertario: “Somos el cambio sin anarquía. Fuimos y somos, hace más de una década, el límite al kirchnerismo que necesita la Argentina y la alternativa de cambio profundo.”

Obviamente, el líder de la Libertad Avanza no se iba a quedar callado, y respondió inmediatamente a través de su cuenta de Twitter. Allí desestimó la autopercepción sobre el papel de Juntos que tiene la coalición, y aseguró que los libertarios son “una fuerza nueva que viene a transformar la Argentina”.

Del mismo modo, sentenció: “Queremos romper con las ideas que han destruido nuestro país en los últimos 100 años. Nunca podríamos ir en un espacio que ha sido corresponsable del fracaso. Si invitamos a todos aquellos que compartan nuestras ideas”.

Y continuó con un ataque directo a Juntos, cuyo modelo consideró “fracasado”. “Hoy gobiernan Cristina Fernández de Kirchner, La Campora y Alberto Fernández por el fracaso del modelo de las palomas tibias de Juntos. Nos encerraron un año y medio con apoyo de Larreta y gobernadores radicales. Votaron juntos en el Congreso. Nuestro voto es transversal y su base es el fracaso del modelo de la casta”.

El cruce de este miércoles paree poner fin a los intentos de acercamiento que desde el PRO venían realizando Patricia Bullrich y Mauricio Macri. Hasta que este último recibió señales de alarma sobre los riesgos de que, una vez incorporado a la coalición, Milei podría alzarse con la candidatura presidencial. Varias encuestas que le acercaron lo certifican.

En ese preciso momento fue cuando el ex presidente cambió su estrategia y lanzó su propia candidatura. Claro está que, con comunicados de esta clase, Juntos por el Cambio sólo potencia las chances del economista. Llama la atención en una coalición que, tradicionalmente, hizo de la comunicación uno de sus recursos más potentes.

Para Juntos, lo más destacable fue conseguir mantener la unidad, desechando rumores sobre posibles alianzas que hubieran llevado a una fractura. Pero las partes se desconfían, nadie creen en la sinceridad de los demás. Y, además, el anuncio de la candidatura de Macri causó enojo entre propios y ajenos. Aún falta mucho recorrido para definir las candidaturas. Por ahora, de la “guerra caliente” se pasó a la “guerra fría”. Habrá que ver hasta cuándo.

Lectores: 899

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: