Información General
¡Un degenerado!

VIDEO | La Quinta de Olivos es un telo: Alberto Fernández utilizaría el Sillón de Rivadavia en su vida de playboy

El Presidente realizaría fiestas clandestinas para poder hacerse de una agenda sexual. (Foto: NOVA)
Insistiría por diversos medios para poder llegar a las mujeres. (Foto: NOVA)
Insistiría por diversos medios para poder llegar a las mujeres. (Foto: NOVA)

El presidente Alberto Fernández se hizo fama por su llegada al Sillón de Rivadavia en 2019 tras la victoria en las últimas elecciones presidenciales. Ahora bien, explotó más allá de las fronteras luego de las fiestas clandestinas que se llevaron a cabo en la Quinta de Olivos.

Acorde a ello, vale recordar que, en ciudad de La Plata, apareció una controversia enorme en donde una mujer le comentó a NOVA sus travesías privadas con el máximo mandatario. En este nuevo capítulo, se filtraron chats privados en donde se pueden analizar las formas salvajes del Presidente para utilizar sus herramientas de poder ante inofensivas mujeres, como si se tratara de un león cazando a una gacela.

La infidelidad de AF es una cosa continua, con la Quinta de Olivos devenida en un hotel de alojamiento que trae al sexo femenino. “¿Te conoceré algún día? ¿Venís para Buenos Aires?”, le expresa en un chat a la conocida Laly Belén, una empleada de un organismo estatal de la provincia de Buenos Aires.

Fuentes anónimas y allegadas a quien se cuelga actualmente como adorno la cinta presidencial, afirman que antes de ser el títere de Cristina Fernández de Kirchner se dedicaba a realizar viajes continuos hacia la ciudad de las diagonales. ¿Era para visitar a Belén?

En uno de los tantos chats que se exponen en este medio, se puede vislumbrar como, una vez llegado a la Presidencia, se hizo en sota y “se habría olvidado” de la tal Laly Belén. ¡Qué poco caballero! Las promesas tan solo se habrían quedado en eso. Ya ni siquiera insiste en que se haga unas escapadas hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por otro lado, desde NOVA nos da pudor mostrar los chats más subidos de tono, y hasta con imágenes explícitas, entre Belén y Fernández, en donde los límites brillan por su ausencia. Esos mismos que no se percibirían en las fiestas clandestinas de Olivos, con todos los excesos al alcance de la mano. Aquellos que casi habrían llevado a la muerte a una menor de 16 años que controversialmente estaba presente allí.

Lectores: 2330

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: