El columnista invitado
Puntos de vista

Hebe de Bonafini, la defensora de la dictadura cubana, el régimen chavista y el terrorismo islámico

Pablo Dócimo

Por Pablo Dócimo, especial para NOVA

En primer lugar, antes de hablar de Hebe de Bonafini, es necesario poner algunas cosas en claro. La inmensa mayoría de las personas, y el periodismo en general, cuando se refiere a la titular de Madres de Plaza de Mayo reivindica su labor durante los años de la dictadura y sus logros en materia de Derechos Humanos.

Pero no seamos ilusos y mucho menos hipócritas. Hebe defendió al terrorismo. Montoneros era una banda de delincuentes terroristas, y de ninguna manera es loable defender el accionar terrorista, de ningún tinte político.

Pero no solo eso. Reconozcamos de una buena vez que fueron precisamente los terroristas, a través de una acción militar, la operación del domingo 5 de octubre de 1975, cuando la organización guerrillera Montoneros realizó un ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29, de Formosa, lo que determinó el comienzo de la guerra y lo que derivó en el golpe militar del 24 de marzo de 1976.

No fueron ni los intereses monopólicos, ni el establishment, ni el imperialismo norteamericano, ni la situación de América Latina, ni el golpe de Estado en Chile, ni las impunidades genocidas de la derecha argentina, no. La dictadura militar fue el producto de una generación loca, de una generación que no entendía nada y que quería hacer una especie de revolución abstracta.

Eso es lo que defendió hasta su último día de vida Hebe, además de defender, obviamente, la dictadura cubana, el régimen chavista en Venezuela y, lo más grave, el terrorismo islámico.

Un párrafo aparte merece su incursión en el kirchnerismo. Es por todos sabido que ni Cristina Fernández ni Néstor Kirchner fueron defensores de los DD HH cuando gobernaban Santa Cruz.

Tal es así que nunca, jamás, recibieron en su provincia a Hebe ni a Estela de Carlotto, hasta que un día a Néstor se le ocurrió que como Presidente de la Nación debería convertirse, de un día para otro, como el abanderado de los DD HH.

A partir de ahí, automáticamente, Hebe se convirtió en una de las más fervientes defensoras del modelo K.

Y claro, eso tuvo sus beneficios... sumas millonarias, sin ningún tipo de rendición, fueron a parar a las arcas tanto de la fundación de las Madres de Plaza de Mayo como a su universidad.

Pero el broche de oro fue la estafa millonaria que, junto con el asesino parricida Pablo Schoklender, llevaron a cabo: "Sueños Compartidos", convirtiendo la supuesta lucha por los derechos humanos en un negocio vil y millonario.

En fin... QEPD.

Lectores: 4717

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: