Judiciales y Policiales
Una familia destruida

La Plata: lleva siete meses preso a pesar de ser inocente y en la cárcel se cosió la boca para reclamar justicia

Se trata de Juan Pablo Iriquín, detenido en la Unidad 9, el que lleva encarcelado siete meses por un robo ocurrido en un comercio de Berisso cuando él estaba trabajando en una obra en construcción en el barrio Norte de La Plata.

Un detenido de 29 años se cosió la boca en una cárcel de La Plata como una medida extrema para reclamar justicia ya que asegura que cumple una condena a pesar de que presentó todas las pruebas que demuestran su inocencia.

Se trata de Juan Pablo Iriquín, detenido en la Unidad 9, el que lleva encarcelado siete meses por un robo ocurrido en un comercio de Berisso cuando él estaba trabajando en una obra en construcción en el barrio Norte de La Plata.

Dalma Ayelén Vélez, de 18 años, es la pareja de Juan Pablo y ella habló con la agencia NOVA. “Me arruinaron la vida. Me dejaron sin mi marido cuando estaba embarazada de seis meses. Me cuesta una banda seguir adelante, visitarla todos los meses. Y la justicia no me da respuestas”, indicó la joven.

Ahora el bebé, hijo de Juan Pablo y Dalma, tiene cuatro meses, y el padre solo pudo verlo cuatro veces.

La indignación por lo que le pasa a Juan Pablo es tal que tomó la drástica decisión de coserse la boca.

A Iriquín lo acusan de robar un local el 14 de marzo pasado en Berisso. Ese día un hombre con una visera y un barbijo colocados, ingresó al comercio con un arma de fuego, encerró a la encargada en el baño y se fue con el dinero de la recaudación y un celular.

La víctima explicó que el ladrón tenía la test blanco y era delgado. Juan Pablo, ese día, trabajó desde las 7 de la mañana y hasta las 17 en una obra en construcción de 7 y 38 de La Plata.

Al otro día, es decir, el 15 de marzo, Iriquín fue a la casa de su madre en Berisso, quien vive en 18 y Montevideo. Luego de un rato se retiró y cuando caminaba hacia la parada del micro observó el paso raudo de seis o siete patrulleros.

Tres de los patrulleros fueron a la casa de la madre de Juan Pablo y la allanaron. Iriquín se presentó en el lugar para saber qué estaba pasando. Enseguida lo esposaron y cargaron a un móvil policial.

Dalma contó que en la casa de la madre de su pareja la Policía plantó dinero y un celular y con eso justificaron la detención.

Juan Pablo fue indagado al otro día y aseguró en la fiscalía su inocencia. Presentó la coartada: el capataz de la obra y dos de sus compañeros atestiguaron que estuvieron con él en La Plata. Pero eso a la justicia no le importó.

El juzgado de Garantía ordenó la prisión preventiva y denegó todos los pedidos ex carcelatorios. “A la víctima le mostraron la foto de Juan Carlos y luego hicieron la rueda de reconocimiento. La mujer lo señaló a él a pesar de que el ladrón había actuado con el rostro cubierto y que no era delgado”, contó Dalma.

A Iriquín le ofrecieron un juicio abreviado en el que tienen que hacerse cargo de algo que no hizo con una condena de tres años, o esperar el juicio oral para el año 2025.

“Es tremenda la justicia. Nos arruinó la vida. Por eso Juan Pablo se cosió la boca y va a permanecer así hasta que lo escuchen”, dijo Dalma. Juan Pablo tiene antecedentes penales. Por otro delito cumplió una condena. Pero una vez en la calle comenzó a trabajar y formó su familia. Cuando lo detuvieron llevaba varios meses como ayudante de albañil. Todo parece indicar que su pasado lo condenó, alimentado por policías e instructores judiciales que lo culparon sin pruebas.

Lectores: 745

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: