Política
¿A la cabeza de una alternativa en 2023?

El gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá, sin filtro

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, repartió para todos. (Dibujo: NOVA)

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Sáa, formuló críticas sin anestesia sobre el cristinismo, La Cámpora, Alberto Fernández, Cristina Fernández, Sergio Massa, el PJ y hasta la Liga de los Gobernadores que él mismo contribuyó a formar.

Sobre la Liga de Gobernadores, el gobernador puntano aseveró que dejó de tener sentido porque "se empezó a deformar y se convirtió en un club social" y sólo se trabaja para "quedar bien con todos". Hundiendo el cuchillo en la herida, sentenció que el slogan "hay 2019" que propuso en su momento para unificar al peronismo se transformó en "ay, 2019", por sus consecuencias para el país. "Dos personas inteligentes que conducen el mismo auto no llegan a ninguna parte."-destacó.

"La grieta es una cara de una misma moneda. De un lado está Cristina y de la otra está (Mauricio) Macri, pero la moneda significa Fondo Monetario Internacional, hambre, desocupación y falta de empleo... Y los que no se encolumnan, no tienen voz y es muy difícil”, subrayó.

Rodríguez Saá también descalificó al “doble mensaje oficial”, y señaló explícitamente a Máximo Kirchner y La Cámpora, a la que definió como “una fuerza nacida fruto de cargos oficiales”. También puntualizó que fue Néstor Kirchner quien dejó la cuestión de la deuda en los juzgados internacionales y en "en manos del juez de Nueva York (Thomas) Griesa".

"Eso es un absurdo" definió. Y consideró que las críticas de La Cámpora al gobierno actual son un gesto "pour la galerie". "Aclaro algo. Fue el señor Néstor Kirchner el que hizo los nuevos bonos a la imagen y semejanza del Plan Brady y fue el que puso al juez Griesa. No fue otro".

Sobre la Liga de Gobernadores no tuvo piedad alguna. Tras reivindicar su idea de armar una Corte Suprema de Justicia de 25 miembros, Rodríguez Sáa dejó en claro que "lo que era una Liga de Gobernadores, a la tercera o cuarta reunión se convirtió en un club social que solo emite sugerencias obvias".

También le disparó al “doble comando” del gobierno actual. "Eso no funciona en ninguna parte del mundo, aunque sean personas muy inteligentes los dos. Si hubiera gobernado un bobo, este tendría muchas más dificultades para tomar una decisión, pero iría a algún lado."-se despachó. Y fue aún más allá en sus críticas al denunciar que "Acá se discuten porciones de poder donde se busca caja. A mí no me gusta."

Respecto al ministro de Economía, explicó que "el señor Sergio Massa está haciendo el trabajo sucio de la moneda que tiene dos caras." Y recalcó que "al final, esto no es un frente sino una alianza", algo muy precario y circunstancial.

"No hay proyecto. Hay decisiones que las toma quien más poder tiene en ese momento... Al final es tocar la campanita, un timbre, y que todos se alineen... Yo soy muy crítico de todo eso", afirmó, por si alguien no se hubiera dado cuenta.

Finalmente “el Alberto” puso en la mira al Partido Justicialista, en el que "dos o tres personas van, abren la puerta, ven un rato de tele, toman un café y se van" y a La Cámpora, a la que calificó como un "grupo nacido al calor del poder, al cual no le veo que tenga formación política, ni ideológica".

Las duras declaraciones de Alberto Rodríguez Saá interpretaron la opinión y el sentimiento de buena parte del “peronismo real”, ese que no ocupa cargos ni es convocado al momento de tomar decisiones o definir cursos de acción.

Pero su jugada implica simultáneamente el compromiso de ponerse a la cabeza de un armado nacional que permita alumbrar esperanzas de que “hay 2023”. El momento decisivo que atraviesa la Argentina así lo demanda.

Lectores: 1107

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: