Ciudad de Buenos Aires
¿Expedientes familiares cajoneados?

De Narváez y Macri: la sociedad en las sombras que mueve hilos de la justicia

Ex aliados políticos con un denominador común: el manejo discrecional de los hilos judiciales.

Gran parte de los datos de peso que rodean a los dirigentes políticos y empresarios suele mantenerse en las sombras y en los denominados “radio pasillo”. Los corrillos del poder, siempre a la orden del día.

Cuando en el lejano año 2009 el por entonces candidato a las elecciones legislativas Francisco de Narváez y el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri alardeaban de “estar peleados” sólo se trataba de una teatralización que después desembocó en el frente de centro derecha Unión Pro.

No era un secreto guardado bajo siete llaves: los trascendidos indicaban la existencia de “una sociedad en las sombras” en materia de negocios multimillonarios y una alianza política que con el correr del tiempo se esfumó, pero con varios denominadores comunes, como el manejo discrecional de influencias sobre la justicia –sobre todo la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

“Es algo así como un modus operandi que el PRO tiene bien aceitado y el colorado no estaría exento”, ilustró un conocedor de ambos, que en cuenta gotas filtra información sobre “planes maléficos” que en general van en perjuicio de madres y menores de edad.

Es conocida la amistad histórica del heredero de Casa Tía y el ex ministro de Justicia de Mauricio Macri, Germán Garavano. Una relación que lo habría favorecido en reiteradas ocasiones a la hora de dilatar definiciones relacionadas a su vida patrimonial privada.

Se sabe, el “colorado” está separado desde hace más de 7 años con su última esposa, Agustina Ayllon. El fin de la relación coincidió con el repentino retiro del ex diputado de la política. Pero incluso en su ausencia de Argentina, en los Tribunales y allegados a organismos de derechos de los menores está latente la preocupación por supuestos comportamientos indecentes del empresario con su ex mujer y madre de tres de sus hijos.

Un caminador de los pasillos judiciales afirma que De Narváez no habría dudado en aprovechar la relación con Garavano para “trabar el expediente familiar”. Se habla de “violencia psicológica” para con su familia y de denuncias que cayeron en saco roto por la cercanía del ex ministro macrista con el juzgado civil de primera instancia nº 23 de CABA.

Este cuadro se completa con una tumultosa vida privada que habría incluido reiteradas infidelidades con militantes que formaban parte de los sellos partidarios que utilizó para cimentar su carrera política, además de una peligrosa tendencia a realizar dietas estrictamente excesivas, sistema de alimentación que haría replicar en su entorno íntimo (sobre todo en parejas y relaciones casuales)

Reaparición en escena

Mientras tanto, ya en plena campaña y previo al cierre de las nóminas, hace más de un mes, el empresario reapareció en “un encuentro de negocios” –vinculado a la empresa Walmart- junto a Diego Valenzuela, el intendente de Tres de Febrero, quien comenzó su carrera política con el Colorado. El encuentro no hizo más que avivar rumores sobre un posible retorno a la arena política.

Lectores: 1362

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: