Economía y Empresas
Crisis

Arde el país: el Banco Central analiza vender su oro para contener el dólar

Las intervenciones del Banco Central para contener al dólar y los pagos al FMI amenazan con reducir a cero a las reservas líquidas. (Dibujo: NOVA)

La situación en el país sigue desbordando al punto de entrar en una posible crisis irreversible. En este caso, aunque no haya una corrida en marcha, las tensiones en los mercados de dólar financiero y libre se hacen sentir y hacen mella en las reservas internacionales del Banco Central.

Las tenencias líquidas de la entidad que conduce Miguel Pesce van en descenso y, con fuertes pagos al FMI por delante, amenazan con llegar a cero en los próximos meses. Y, de llegar a ese punto, la autoridad monetaria podría verse forzada a hacer lo impensado: vender sus reservas de oro.

El análisis de distintos economistas está lejos de predecir qué Pesce va a poner en el mercado los lingotes de oro del Banco Central. Lo que hacen es marcar una dinámica que, más temprano que tarde, va a necesitar de un cambio drástico. Tan sencillo como cerrar un acuerdo con el FMI.

El Banco Central vende reservas en el mercado cambiario formal para abastecer la demanda de importadores y ahorristas.

Al mismo tiempo, también vende reservas en dólar contado con liquidación para mantener a raya esa cotización paralela. Y, por último, las usa para pagar vencimientos de deuda como los casi 1.900 millones de dólares que pagó al Fondo este mes. Todos esos usos no se pueden mantener por mucho tiempo más.

Un cálculo del economista Gabriel Rubinstein, ex representante de Roberto Lavagna en el Banco Central, recalcó que “eso ya se usó en el pasado varias veces, con una resolución del Banco Central que no es del todo pública.

El problema es el miedo que puede generar en los depositantes que exista la posibilidad del uso de encajes de los depositantes. Es un temor que puede estar subyacente y que te puede generar una corrida contra los depósitos”.

“Es absolutamente necesario cerrar con el FMI, sin acuerdo con la boleta, porque la situación de reservas es muy crítica. Toda esta demora no tuvo sentido, se perdieron reservas con la idea de que es impopular. La situación es crítica ahora, lo va a ser mucho más aún. Toda esta demora costó reservas bajo la lógica de que un acuerdo es impopular”, comentó.

“De acá a diciembre la suma de los pagos de deuda con el FMI, con otros organismos internacionales y la intervención proyectada es de 3.571 millones de dólares. Lo que significa que para los primeros días de enero estaríamos empezando a vender oro para sostener el mercado de cambios, si no antes. Y esto no contempla las turbulencias políticas que podrían sucederse ante un resultado electoral similar o peor para el oficialismo. En la práctica se pueden usar dólares de encajes o agrandar el préstamos con el BIS, pero en esencia es como vender el oro a cuenta”, concluyó.

Lectores: 1455

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: