Provincia de Buenos Aires
El despúes

Zárate: lo que las PASO nos dejaron

¿Qué pasará en las elecciones de noviembre?.

Por Eduardo Rivas, corresponsal de NOVA en Zárate

Días atrás hacíamos un análisis cuantitativo de los resultados de las elecciones PASO (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2021/09/13/pasaron-las-paso/) en el que remarcábamos que el candidato más votado había sido Aldo Morino, del Frente de Todos y que la fuerza más votada había sido Juntos, pero que no le había ganado a nadie porque no competían entre sí.

Este análisis no es muy generalizado puesto que la mayoría entiende que efectivamente Juntos le ganó al Frente de Todos por lo que pretendemos hacer un análisis pormenorizado para entender por qué creemos que no es así.

Inicialmente diremos que entendemos que el porcentual de votos obtenido por Juntos el pasado domingo 12 de septiembre es el techo al que puede aspirar esta fuerza y se ubica muy por encima del promedio que suele obtener, por lo que tiene por misión de aquí al 14 de noviembre la difícil tarea de mantener cohesionada la fuerza tras una lista que, por más que haya habido 4 grupos en disputa, se compone en un 94,5 por ciento de sus integrantes por candidatos de una única lista. Tarea difícil la que tienen por delante.

Asimismo, dado el bajo porcentual de votantes, ubicado por debajo del 67 por ciento, abre el interrogante de saber cuánto crecerá la participación en noviembre, que seguro lo hará, y cuántos de esos electores que no participaron en las PASO se vuelcan a votar al frente opositor.

En contraparte la cantidad de votos acumulados por el Frente de Todos en una elección en la que no disputaba nada más que el obtener más del 1,5 por ciento de los votos válidos para poder participar en los comicios de noviembre, presuponen que son el piso desde el cual parte de cara a las próximas elecciones generales. Y el análisis pormenorizado de los diferentes circuitos electorales del Distrito así lo demuestra.

Hay además tres características particulares de las últimas PASO a tener en cuenta. La primera, el ya mencionado bajo porcentual de participación electoral, la segunda, el alto porcentual de “votos cobistas”, votos no positivos, que se ubican por encima del 10 por ciento, y en tercer término el marcado corte de boleta en un único sentido. En los 10 circuitos en que se divide el Partido de Zárate la candidatura de Victoria Tolosa Paz obtuvo más votos que la de Aldo Morino, y aun así fue el candidato más votado, lo que hace presuponer que allí hay terreno fértil para el crecimiento local de la candidatura del Frente de Todos.

Veamos el comportamiento numérico de cada circuito individualmente.

El circuito 1013, que agrupa mayoritariamente a vecinos del radio céntrico de la ciudad de Zárate, fue donde Juntos tuvo su mejor performance. Más de la mitad de los electores se volcó por los candidatos locales de la coalición opositora, y también fue donde el Frente de Todos obtuvo su porcentual más magro, apenas un 23 por ciento de los votos. ¿Logrará mantener la oposición estos registros? Parece difícil, pero es el camino a explorar puesto que por primera vez el circuito céntrico da la espalda al Intendente de manera contundente, abriendo la posibilidad de un buen desempeño general. La clave es contener a quienes ya se volcaron a este Frente puesto que en este circuito la participación de los vecinos fue en mayor medida que en los restantes circuitos.

Los circuitos 1013A, que agrupa a los isleños y el 1020, que nuclea a los votantes de Las Palmas y zonas aledañas dado su tamaño no tienen una incidencia de peso en los resultados generales y no merecen que desviemos la atención del análisis general.

En el circuito 1014 votan, en su mayoría, los vecinos de Villa Nueva, Villa Carmencita y zonas cercanas, y es el circuito que tiene el padrón más numeroso del Distrito, nuclea a más de un cuarto de los votantes de Zárate. Bien podría decirse que aquí se juega la madre de todas las batallas, puesto que una gran diferencia obtenida en este circuito solo puede paliarse con un comportamiento inverso en el total del resto de los circuitos, y Zárate no suele tener ese tipo de comportamiento electoral, puesto que, con matices, los zarateños tienen un patrón de comportamiento común.

Y aquí la diferencia en favor de Juntos por sobre el Frente de Todos fue del 5,9 por ciento, además, fue donde el oficialismo local perdió más votos entre las candidaturas nacionales y las zarateñas. Aquí el Frente de Todos tiene mucho por mejorar porque, además, la tasa de participación se ubicó por debajo de la media del Distrito.

El circuito 1015 se ubica en paralelo al 1014 hacia el río, es decir, agrupa a los votantes de Villa Fox y cercanías, y representa poco más del 7 por ciento del padrón electoral de Zárate, y en términos generales tiene un comportamiento similar al del circuito 1013. Allí Juntos también logró sacar una importante diferencia en sufragios ante el Frente de Todos, pero también allí la participación electoral estuvo por encima de la media, por lo que las conclusiones a las que se arriba son similares a las del circuito del centro, Juntos tiene por delante procurar contener los votos de su interna mientras que el Frente de Todos tiene la tarea más compleja puesto que el corte de boleta no fue sustancial y la participación fue alta.

Los circuitos 1016 y 1018 presentan comportamientos similares, porcentuales de votación “altos” y diferencias de entre 10 y 15 puntos entre Juntos y el Frente de Todos, pero con corte de boleta relativamente alto en favor de la lista de Diputados Nacionales del oficialismo, allí también la clave es cuánto logra contener Juntos a sus votantes y cuánto puede recuperar el Frente de Todos de aquellos ciudadanos que no votaron boleta completa. ¿Corte inducido?.

El circuito 1017 es el tercer “grande” y es donde votan, fundamentalmente, los vecinos de Villa Massoni. Allí el Frente de Todos obtuvo apenas un 5,7 por ciento de votos menos que Juntos, pero con una tasa de participación de menos del 65 por ciento de los electores. Históricamente es un circuito de fuerte raigambre peronista, por lo que es donde el Frente de Todos tiene más para ganar apostando a una mayor participación ciudadana.

El circuito 1019, con epicentro en Escalada, tampoco tiene una cantidad de electores como para influenciar en el resultado final del Distrito.

Queda por último el circuito 1021, que nuclea a los vecinos de Lima, y que es el único en el que la lista del Frente de Todos se impuso a todas las listas de Juntos agrupadas, y allí también la participación ciudadana se ubicó por debajo del 70 por ciento de los electores. Aquí también la candidatura de Morino perdió punto respecto a la de Tolosa Paz, por lo que el Frente de Todos es más lo que tiene por ganar que por perder.

En síntesis, se vienen dos largos meses en los que las fuerzas mayoritarias saldrán en busca de nuevos votantes, y dados los circuitos con menor tasa de participación el Frente de Todos tiene más por ganar. También es el oficialismo quien se encuentra en mejores condiciones de crecer a nivel local a partir de achicar la brecha de votos entre ambos extremos de la boleta, e incluso de “recuperar” votos que notoriamente participaron de la interna de Juntos en septiembre sin ser votantes tradicionales de este sector.

El frente opositor, por su parte, tiene que buscar contener a sus votantes procurando evitar fugas por derecha, hacia el frente Avanza Libertad, o incluso hacia el Frente de Todos, en su versión local, que podría capitalizar el descontento de quienes estén dispuestos a dar el paso.

Como decíamos al comienzo, la estadística electoral expone que Juntos se encuentra ante su techo electoral y el Frente de Todos ante su piso. La situación pareciera similar a la que se diera en 2013.

¿Podrá el Frente de Todos dar vuelta la elección? Tiene todo a su favor a nivel local para lograrlo.

De cuanto influya la realidad nacional en los votantes zarateños determinará el resultado de noviembre.

Lectores: 1323

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: