Política
Post elecciones

No saben a quién recurrir: el gobierno pone la mira en los que no fueron a votar para intentar revertir la derrota

Tras la derrota en Provincia de Buenos Aires y en casi todo el país, el oficialismo puso como primer objetivo atraer a millones de argentinos que no votaron en las PASO. (Dibujo: NOVA)

Tras la derrota en Provincia de Buenos Aires y en casi todo el país, el oficialismo puso como primer objetivo atraer a millones de argentinos que no votaron en las PASO.

“No se ganan elecciones sin guita en el bolsillo”, cuenta en confianza alguien cercano al presidente que les dijo Cristina Kirchner hace varios meses. Mientras el presidente Alberto Fernández se prepara para una recorrida por la fábrica de la multinacional Ball que elabora los envases de aluminio de varias marcas de gaseosas y hasta de champagne en el Parque Industrial de Almirante Brown, la misma persona reconoce que no supieron escuchar esa advertencia de la vicepresidenta. No habla de reforzar planes sociales sino de generar empleo. También de generar las condiciones con el objetivo de que mejoren los salarios que están por debajo del mínimo o de los que todavía no pueden llegar a fin de mes.

Otro integrante del círculo más cercano al Presidente también fuera de las declaraciones formales advierte que este fue “un voto enojo”. Agrega que hay que conformar “al laburante que gana 40 o 50 mil pesos por mes y está decepcionado porque el Gobierno ayuda a otros y a él no”. Describe el resultado del domingo como “la crónica de una muerte anunciada”.

En la Casa Rosada apuestan a reconquistar al millón de personas que no fueron a votar. Hay que mostrar gestión y adoptar medidas, porque quedan 60 días para que la historia se revierta, dicen. Por eso la visita a Almirante Brown, un distrito en el que el espacio del intendente Mariano Cascallares (ahora cabeza de lista para diputados provinciales) salió muy bien parado este domingo.

Alberto sonrio y a las fotos se sumaron el intendente Cascallares, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que viene unos metros más atrás y la candidata a diputada Victoria Tolosa Paz, incapaz de perder la sonrisa. Hasta el más tímido, el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis, se animó a saludar a los militantes o a los espectadores espontáneos.

Desde allí el presidente se fue a un almuerzo a unos 3 kilómetros de distancia en el Aeródromo de Longchamps, donde compartió un asado con intendentes de la Primera y de la Tercera Sección Electoral. Estuvieron, además, Máximo Kirchner y el ministro del Interior Wado De Pedro. Volvieron a analizar la caída electoral. Alguien del entorno presidencial, en la despedida de los periodistas, graficó: “Hay que convencer a ese millón de personas que no fue a votar. Quizás fue un error no haber ido nosotros también a unas PASO”.

Lectores: 339

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: