Sexo y erotismo
Para cambiar la monotonía

Role-playing: una forma de hacer realidad cualquier fantasía

Mientras haya un consenso, se pueden interpretar múltiples personajes y contextualizar infinitos escenarios.

El "role-playing" (juegos de rol) se trata de la interpretación de personajes, que discrepan de lo que uno es en la realidad. Todo mediante un consenso, para poder variar en las relaciones sexuales.

Asimismo, es una experiencia en la que el sexo no es la meta final, sino que el principal objetivo es despertar el deseo erótico. Ya que se trata de aquello prohibido, imposible o simplemente diferente.

Todo comienza con una fantasía compartida y el deseo de interpretarla en el juego de roles. Según especialistas, hasta puede llegar a despertar en buenahora el vínculo de cualquier pareja, porque toda persona esconde un secreto.

Ahora bien, el eje también está en dejar claro que el acuerdo mutuo es sumamente imprescindible. De esa forma, se advierte el no pasar los límites de ambas partes, y no generar ningún estilo de inconveniente.

Por parte de los escenarios, si bien puede tratarse del hogar que uno habita, también la contextualización del hecho puede llevarse a donde se pueda. Depende de la realidad, los gustos de cada vínculo y la escena que se quiera recrear. La cocina, el living, el hotel alojamiento, el auto o la terraza, mientras esté la creatividad todo es loable.

La idea es salirse de la rutina en la que se puede estar atrapado. Cambiar de lugar puede ayudarnos a pausar un rato el rol habitual y a conectar con el papel que se quiere jugar, posibilitar lo nuevo e inesperado.

Además de la planificación, la elección de los personajes y del sitio en el que se desarrollará la escena es importante poder establecer, de manera explícita, las reglas del juego para que ninguno de los dos se sienta frustrado o con la impotencia de no estar disfrutando del encuentro.

La idea es que ambos puedan soltarse, relajarse, crear, disfrutar y gozar de esta original puesta en acción. Es fundamental aclarar hasta dónde se quiere llegar y qué se espera del otro, especialmente en los casos en que se trata de la primera vez en este tipo de aventuras.

Del mismo modo, hay quienes no se animan a jugar por ese ideal de "estar con otra persona", lo cual podría llegar a generar confusión y enojos con la pareja. Aunque, todo está en el cerebro, donde las emociones hacen su secretismo, y tampoco está mal.

Ante todo lo referido, una prueba de placer y erotismo, combinado en el juego de ser aquello que nos genera curiosidad, puede llevar a una experiencia única. Toda persona esconde algo, y poder compartirlo, hace que el éxtasis toque su techo.

Lectores: 2534

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: