NOVA Show
Exclusivo NOVA

Wanda Buchta, la diosa de Avellaneda que enloquece las redes

Ella es la verdadera Wanda, la humilde de Avellaneda, la diosa de las redes que enloquece con sus videos y hasta con sus palabras, porque Wanda Buchta es bien clara a la hora de desparramar sensualidad.
Con apenas 23 años, medidas asombrosas de 98 - 72 - 109, Wanda se dedica a realizar diversas actividades para poder sobrevivir en esta dura etapa de pospandemia.
Con apenas 23 años, medidas asombrosas de 98 - 72 - 109, Wanda se dedica a realizar diversas actividades para poder sobrevivir en esta dura etapa de pospandemia.
Soy masajista, TSV (trabajadora sexual virtual) y modelo, confesó, con absoluta sinceridad a NOVA en el marco de una charla exclusiva.
Soy masajista, TSV (trabajadora sexual virtual) y modelo, confesó, con absoluta sinceridad a NOVA en el marco de una charla exclusiva.
Todas sus actividades abre un sinfín de fantasías comunes que los hombres tienen cuando la masajista es mujer, y más aún cuando es modelo. "
Todas sus actividades abre un sinfín de fantasías comunes que los hombres tienen cuando la masajista es mujer, y más aún cuando es modelo. "

Ella es la verdadera Wanda, la humilde de Avellaneda, la diosa de las redes que enloquece con sus videos y hasta con sus palabras, porque Wanda Buchta es bien clara a la hora de desparramar sensualidad en cada palabra que habla, pero sobre todo sinceridad.

Con apenas 23 años, medidas asombrosas de 98 - 72 - 109, Wanda se dedica a realizar diversas actividades para poder sobrevivir en esta dura etapa de pospandemia. "Laburo de todo lo que sea posible para poder sobrevivir a las condiciones. Soy masajista, TSV (trabajadora sexual virtual) y modelo", confesó, con absoluta sinceridad a NOVA en el marco de una charla exclusiva.

Todas sus actividades abre un sinfín de fantasías comunes que los hombres tienen cuando la masajista es mujer, y más aún cuando es modelo. "Se mezclan mucho los temas, he tenido dificultades en mí trabajo como masajista por eso y a consecuencia tuve que dejar de atender abiertamente, sólo le hago masajes a mis clientes fijos que son conocidos míos de siempre, pero me pasaron varias secuencias", contó.

Muchas veces se habla de final feliz, y al respecto Wanda comentó: "Yo sí fantaseo con la viceversa, ir a un lugar donde me hagan masajes y que termine en final feliz. En casa de herrero cuchillo de palo dicen...".

El dato curioso de la entrevista es cuando hablando de la definición de TSV (Trabajadora Sexual Virtual). "Yo soy tsv hace 4 años ya, mucho antes de la pandemia. Y hay mucha plata en el ambiente, todo es depende del tiempo que le dediques y de la plata que inviertas en eso, pero se gana en dólares también y eso hace que todo lo invertido valga la pena. Cobramos en dólares, euros o cualquier moneda. Pero lo que no puede faltar en un set de TSV, es actitud", explicó.

Wanda, lejos de ser Nara y 100 por ciento de origen polaca, esta soltera, "pero nunca sola", no esquivó la pregunta al hacer referencia de la importancia del tamaño. "Para qué te voy a mentir, para mí si... a ver, es muy cierto que lo que importa es cómo la use, pero como yo ya sé a la perfección lo que me gusta y cómo me gusta, prefiero hacerme pasarla bien con un buen trípode antes que con uno medio pelo", explicó.

A la hora de definirse a sí misma, Wanda comenzará a jugar con las fantasías de los lectores, y dijo: "Soy la mezcla perfecta entre sexualidad y sensualidad. Sensual soy 24/7 es parte de mí personalidad y sexual soy cuando quiero, puedo serlo al extremo en ciertas ocasiones pero también sé ser más recatada en otras".

¿Cómo podemos conquistar a Wanda? Aunque no nos da mayores pistas, contó: "Todo puede erotizar, desde que te hablen en el oído, te toquen el pelo o te pongan la mano en la cintura, todo va a ir a de la mano con el ambiente que uno vaya generando, no es que me tocan el pelo y ya se me cae la bombacha".

Reconoce que elogian mucho su cola, se enamoró de la profesión de ser modelo para fotógrafos, y sabe qué hacer para que sus clientes obtengan su final deseado. "mis clientes buscan mucho la interacción, que les hable, sea en un vídeo o por video llamada, que le diga cosas como "papi, me querés ver la colita", esto que decíamos de tener algo más cercano, más íntimo, los vuelve locos, pero la frase que los hace explotar es '"Así papi, dale, dame toda esa lechita que me encanta'", finalizó.

Lectores: 3059

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: