Política
Todo al rojo vivo

Brutal caída de producción y exportaciones

La soja y los automóviles son los rubros más sensibles de una incendiaria economía. (Dibujo: NOVA)

La presidencia de Alberto Fernández presenta tropezones varios, en donde ahora la economía que lleva delante hizo caer la producción y exportación. Por lo tanto, sin ir más lejos, los rubros automotores y de exportación son los más sensibles, de momento.

El ministro de economía, Martín Guzmán, si bien muchos lo entablan como el más rescatable de entre todo el equipo de finanzas, no presenta planes que sean de una mejora. Del mismo modo, vale aclarar que ello ha producido una caída, en junio, del 14 por ciento y no se espera mejoras de cara a finales de julio.

Sin mejoras en el rubro automotor

En junio, las terminales produjeron 29.315 unidades, un 32 por ciento menos que en abril. La cifra es incomparable con abril 2020, que no registró producción por el cierre de fábricas al inicio de la pandemia.

Del total, 15.878 fueron utilitarios (con una baja del 44 por ciento con respecto a abril) y 13.437 automóviles (una baja del 9 por ciento). El volumen de vehículos exportados durante abril fue de 15.848 unidades, lo que mostró una baja de 29 por ciento ante hace dos meses y un ascenso del 564 si la comparación es contra el mismo mes de 2020.

La soja tampoco tiene buen destino

Ante la extrema variabilidad del clima, hace recordar las condiciones de gran sequedad en las que terminó la campaña gruesa 2017/18. Febrero y los primeros 10 días de junio no dejaron lluvias importantes a gran parte del área central, en especial el este.

Hay pérdidas muy graves de rindes y de superficie sembrada. Aún no es posible estimar el piso de producción con la que terminará está campaña de soja de extenderse la falta de agua.

El ciclo de la soja volvió a sufrir un revés en las condiciones climáticas y a partir de febrero afrontó condiciones extremadamente secas. Con suelos que se han quedado sin reservas para la soja de segunda, es éste el cultivo más afectado. Se estima que por la falta de agua se perderán 850 mil hectáreas, que, en gran parte, se trata de cuadros de sojas de segunda.

Ante todo lo referido, es loable dejar en claro que la economía se va por las nubes y no hay un parate en medio. Desde la cartera de Economía, no se notan posibilidades certeras de que haya un salvataje.

Lectores: 529

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: