Interior del país
Gabriela Neme se cortó solita

La oposición en Formosa más desunida que nunca: una candidata pateó el tablero y se armó rosca

Gabriela Neme y su compañero de fórmula que resultaron electos en las elecciones de 2017 donde resultaron amplios ganadores por el espacio de Valores Ciudadanos.
Gabriela Neme hizo todo un show con sus "detenciones", con su "aislamiento" y de a poco fue construyendo el camino para anunciar su precandidatura a diputada nacional.
Gabriela Neme hizo todo un show con sus "detenciones", con su "aislamiento" y de a poco fue construyendo el camino para anunciar su precandidatura a diputada nacional.

Como lo anticipó el Gobierno desde el primer día, la doctora, anunció su precandidatura a diputada nacional –este año debía renovar su banca en el Concejo y sabía que no la iba a votar nadie- y avivada por el envión que le dieron las movidas estratégicas que realizó con los varados, con los CAS y todo cuanto se le ocurra; se despegó y dijo: “Voy a ser precandidata”.

Se trata de Gabriela Neme, la concejal del monobloque –que creó cuando su jefe y mentor, Adrián Bogado, se enfrentó a Gildo Insfrán- “Floro Eleuterio Bogado”, quien en las últimas horas movió el avispero y alteró a propio y extraños en la oposición, cuando anunció que será precandidata en solitario a diputada nacional.

Desde el bloque de la UCR salieron al cruce de la doctora –Neme es abogada también y desde un tiempo a esta parte pide que la nombren primero como abogada y luego, casi al final, su cargo de concejal, como para mostrar que no es por el cargo, es la profesión noble la que la mueve-, tildándola de “caradura”, “funcional a Insfrán” y de querer “dividir” a la oposición para así llevar los votos al peronismo.

Es moneda corriente, siempre cuando se acercan las fechas de elecciones, que en el partido centenario se comiencen a matar por los cargos. Y tampoco es extraño que, en Formosa al menos, desde hace rato que la oposición tiene una hambruna que cualquier pedazo de pan masticado, es un manjar.

Así se amparan en jueces, en concejales “arrepentidos” que “despiertan” y ven todo con más claridad, como el caso de la doctora que hasta hace menos de 6 años se sacaba fotos con el gobernador, hacía campaña y hasta pidió en su momento cuando fue elegida como concejal, que un edil que había entrado por la oposición no asuma, ya que ese lugar le correspondía a un “compañero”, que no era de su espacio (Valores Ciudadanos), pero era del gildismo, en definitiva. Y en ese entonces para Gaby, Gildo era el mejor cuadro político que había. Y con esas actitudes, -vamos a decir, altruistas- de bregar por los derechos de los varados, de visitar a las personas en los Centros de Asistencia Sanitaria, de recorrer los puestos de control mostrándose preocupada por la gente; confundió a la oposición, a gran parte de ella, en que habían encontrado –otra vez por fuera de su estructura endeble- a una aliada.

Pero la aliada mostró la hilacha, y sin pelos en la lengua afirmó que “es la mejor opción instalada”.

Incluso si la ponen en un cabeza a cabeza con el ex juez federal, Fernando Carbajal, para dirimir quién de los dos es el más “querido”; sostuvo que ella es mejor, “hoy por hoy”.

En la opo están que trinan, todavía tratando algunos de convencerla a que baje sus humos y arme un frente, la doctorcita le pone un manto de “proeza” a su armado de espacio político, enrostrándoles un poco su itinerario a los rojos y los muchachos de los globos felices. “Hice tareas jurídicas, asesoré a la gente, defendí sus derechos, creo que eso me da un margen para lanzar mi precandidatura, la gente se cansó de los dirigentes que cuidan su puestito, esta es una demanda de la historia”. ¿No será mucho doctora?

Lectores: 1246

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: