Interior del país
Malestar

Salta: Biella, el lobo en piel de cordero que se metió con todo un pueblo

Desde que se le metió en la cabeza eso de llegar a ser político a como dé lugar, Bernardo Biella no para de tener desaciertos. (Dibujo: NOVA)

El médico está fuera de sí. Desde que se le metió en la cabeza eso de llegar a ser político a como dé lugar, Bernardo Biella no para de tener desaciertos.

El último de ellos, o uno de los últimos que se recuerdan al menos en Salta, causó gran malestar en todo un pueblo, sobre todo en el seno de una familia que vivió lo peor de esta pandemia: La muerte de varios de sus integrantes. La estrategia del doctor se le vino en contra, pero parece no importarle mucho.

Bernardo Biella no sería por nada una persona que recién incursiona en la política. A lo mejor la memoria frágil de los salteños no le permiten recordar que el hombre ya fue representante de la provincia en la Cámara de Diputados de la Nación no hace muchos años atrás.

Tal vez el paso inadvertido del médico tiene que ver con la poca importancia de su actividad legislativa a la que accedió gracias a la “bendición” de Alfredo Olmedo, con quienes se habían presentado para gobernar la provincia en 2011.

Por su antigüedad, resulta raro que las actividades que está teniendo Biella, al igual que sus últimas apariciones públicas, no estén relacionadas directamente con la política o la campaña.

Pero una declaración realizada días atrás sobre la tragedia que vivió una familia del interior salteño fue la gota que rebalsó el vaso. Incluso, le podría valer una denuncia penal por parte de un intendente que sigue dando vueltas y espera no sabemos qué para llevar al doctor ante la Justicia.

Es que el candidato a diputado provincial, haciéndose eco del panorama epidemiológico actual, y creyendo que con esto podría anotarse algún que otro voto más para el próximo 15 de agosto, culpó a toda una familia de haber participado de una fiesta clandestina que derivó con ocho integrantes, una mujer y 7 de sus hijos, fallecidos a causa de coronavirus.

Fue el intendente de la localidad de Coronel Moldes, donde sucedió el trágico hecho, quien salió a pedirle explicaciones al médico asesor del Comité Operativo de Emergencias que, lejos de dar la cara, se escondió de todos y solamente brindó declaraciones con su amigo personal y hoy diputado nacional, Martín Grande.

Omar Carrasco, el intendente moldeño, mencionó que cada palabra de Biella fueron mentiras que terminan ahondando a todo un pueblo que vio morir a hijos, sobrinos, padres, hermanos, primos, vecinos y amigos de una misma familia en tan poco tiempo.

Tal parece que el doctor dejó su menester en medicina en el ropero y hoy solamente se dedica a ser político, amoldándose a la fácil teoría de culpar a la gente por la expansión de casos de coronavirus.

Prueba de lo último fue lo que ocurrió el fin de semana en una de las zonas más exclusivas que tiene la Ciudad de Salta y donde, creyó, que cosecharía votos a futuro ya que fue una zona que lo eligió en gran número en su última incursión política en 2017 cuando fue avasallado por un periodista local.

Es que vecinos del barrio Grand Bourg, hartos de la propaganda política que instaló el médico, decidieron quitar la contaminación visual y limpiar postes y paredes que fueron ensuciados por la gente que responde a él. Dicho sea de paso, pegar afiches en postes de la vía pública es una violación a una ordenanza vigente. Ese es nuestro candidato.

Lectores: 380

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: